Compartir
Publicidad
Publicidad

Sorpresa al nacer: cuando las ecografías se equivocaron

Sorpresa al nacer: cuando las ecografías se equivocaron
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No suele ser habitual, al menos si nos fijamos en métodos más fiables que la tabla china para conocer el sexo del bebé, como las ecografías. Pero sí puede haber sorpresa al nacer, cuando las ecografías se equivocaron y el bebé es niño en vez de niña, o viceversa.

Me ha recordado este tema los comentarios a la tabla china, en una de las cuestiones que más interés suscita a los futuros papás, si será niño o niña. Y es que por mucho que se empeñen familiares o tablas en señalar que el bebé será de tal o cual sexo, lo cierto es que las ecografías no suelen engañar.

Aun así, y me remito a dos casos cercanos, a veces se equivocan. Los papás ya tienen todo dispuesto para una niña. Lo típico, ropita de nena, habitación con decoración adecuada a la “sensibilidad femenina” (tonos rosas y motivos de princesas…), el nombre que tanto costó escoger… y, ¡oh, sorpresa! ¡Pero si es un hermoso niño!

Que no se dejaba ver, que confundimos “la cosita” con el cordón, que no estaba muy desarrollado… en fin, que hasta que nació no se dieron cuenta de que era un varón. Al fin y al cabo, todos les hemos dado vueltas a las ecografías alguna vez intentando ubicar cualquier parte del cuerpo del bebé en una especie de cuadro abstracto…

Una amiga lo tuvo todo dispuesto para una niña, con las compras pertinentes antes de hora, hasta que en una de las últimas ecografías vieron que el bebé era niño… Menos mal que le dio tiempo a cambiar mucha de la ropita que había comprado.

No conozco el caso contrario, cuando los padres esperaban un niño y resultó ser niña, pero espero vuestros comentarios para saber si también se da esa situación. Imagino que, aunque menos frecuente (¿cómo se explican los “bultos” en esas partes?), también es posible.

Yo os recomiendo que os decantéis, en las compras prenatales, por lo unisex. De paso, podréis aprovechar esa ropita, la cuna o la decoración para futuros hermanitos, sean del sexo que sean. Tampoco está mal tener un nombre del otro sexo “de reserva”.

Y el “susto” será menor si las ecografías se han equivocado y viene niño en vez de niña o viceversa. Nos costará un poco hacernos a la idea, pero la felicidad es innegable en cualquier caso. Al fin y al cabo, hay muchas parejas a las que no les importa desconocer el sexo del bebé hasta que éste nace.

Foto | Stephen Cummings en Flickr-CC
En Bebés y más | Cuando deseas tener un niño y es una niña (o viceversa), Test para saber el sexo del bebé a las 10 semanas, Nuevo estudio confirma la relación entre la dieta de la madre y el sexo del bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos