Compartir
Publicidad

Un colegio católico no admite a un niño porque se apellida Hell (Infierno)

Un colegio católico no admite a un niño porque se apellida Hell (Infierno)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El nombre que se le dé a un hijo es algo que se elige, no sucede lo mismo con los apellidos, se tiene el que toca, el que se hereda y se tiene que vivir con él al menos hasta la mayoría de edad.

Personalmente pensamos que el apellido sólo tiene un significado hereditario, una identidad que une a la familia a lo largo de cientos de años, pero parece ser que hay quien únicamente ve en nombres o apellidos el significado de la palabra. Esta es la noticia y perdón por la ironía, “válgame Dios”:

Un colegio católico australiano no permite la matriculación de un niño de cinco años porque se apellida Hell (Infierno). La única alternativa que los padres encontraron para que el pequeño Max pudiera matricularse en el Colegio San Pedro Apóstol de Melbourne, era renunciando al apellido paterno y llevando el de su madre, Wembridge. En un principio iba a ser así, pero los padres se lo pensaron mejor y decidieron que no iban a cambiar el apellido de su hijo, así que el colegio se negó a matricular al pequeño.

Pero “afortunadamente”, gracias al impacto mediático de la noticia, el colegio católico ha tenido que aceptar a Max Hell en su colegio, aunque ahora son los padres los que no quieren que su pequeño estudie en ese centro, no es de extrañar, a saber la educación que recibiría cuando han discriminado a un niño de cinco años por su apellido.

Un detalle a mencionar en las declaraciones del padre de Max, su apellido es de origen austríaco y significa “Brillante”.

En fin, es una lástima que existan casos así y mucho más sorprendente que sean religiosos católicos los más discriminatorios.

Vía | EuropaPress Más información |WTopNews

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos