Compartir
Publicidad

Nada como tener un hermano pequeño para... llenarle de crema de cacahuete (vídeo)

Nada como tener un hermano pequeño para... llenarle de crema de cacahuete (vídeo)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tenéis hermanos pequeños seguro que en las cenas familiares recordáis lo que hacíais con ellos cuando erais pequeños. Si sois los pequeños, seguro que os cuentan unas cuantas cosas que os hacían que os harán más o menos gracia, según sea la trastada.

Algo así es lo que pasó en casa de Gina Gardner, cuando tras un rato de silencio su sentido arácnido (¿o sentido maternal?) le sacudió como un calambre en la espina dorsal avisándole de que algo habían hecho: "Demasiado tiempo sin oírles", se dijo. Así que cogió la cámara y fue a buscarles. Seguro que al verles se dijo eso de: menos mal que le dimos un hermanito a Emily, así ha podido ¡llenarle de crema de cacahuete!

Peanut butter baby

This video was taken in 2004. It is THE video that gave us our 30 Seconds of "fame." (And an all-expense paid trip to Chicago) Emily was 3 and Ethan was 18 months at the time.

Posted by Gina Gardner Brown on Sábado, 24 de enero de 2009

Ella con 3 años y él con 18 meses, subidos encima de la mesa creando un pequeño cacahuete humano. Y lo mejor es que a Ethan, el pequeño, le parece estupendo. Se ríe, contesta a las preguntas de mamá, saluda y aplaude cuando su hermana también lo hace.

Y es que los hermanos pequeños son así de mágicos, de graciosos, de adorables. Confían tanto en sus referentes pequeñitos, en esos "pequeños adultos" que parece que saben lo que hacen, que les acompañan hasta el final, en sus ideas, pese a que sean descabelladas.

Si queréis saber algo más acerca del vídeo, deciros que fue grabado, en realidad, en el año 2004. De alguna manera se hizo famoso y gracias a ello viajaron con todos los gastos pagados a Chicago, a ver a Oprah.

Vídeo | Facebook de Gina Gardner
En Bebés y más | Travesuras de niños: 17 trastadas que te harán creer que tu hijo es un angelito, El vídeo del padre que no puede contener la risa al reñir a sus hijos llenos de pintura, Ese incómodo momento en que no sabes si la mancha es de chocolate o de caca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio