De vacaciones con niños en un camping-bungalow: mi experiencia y consejos para disfrutar en familia

De vacaciones con niños en un camping-bungalow: mi experiencia y consejos para disfrutar en familia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Al igual que ocurrió el año pasado, este verano las reservas en campings y el alquiler de autocaravanas se han disparado con respecto a otros años. Este tipo de turismo al aire libre permite una mayor independencia y seguridad, además de resultar especialmente divertido para los niños.

Aunque cuando hablamos de alojarnos en un camping la primera idea que suele venir a la cabeza es la de la tienda de campaña y los sacos de dormir, lo cierto es que en nuestro país podemos encontrar una amplia variedad de campings con diferentes tipos de alojamiento, en donde es posible combinar comodidad con tranquilidad y naturaleza.

En este sentido, el alojamiento en un camping con bungalow se convierte en una alternativa ideal para las familias, especialmente si hay niños pequeños. Tras varios veranos alojándonos en este tipo de campings, te comparto nuestra experiencia y otros consejos a tener en cuenta para disfrutar de tus vacaciones.

Los aspectos positivos de alojarse en un bungalow cuando vas a un camping

bungalow
Imagen personal (Instagram @silviadj)

Durante los 11 veranos que llevo disfrutando de las vacaciones con mis hijos me he alojado en hoteles, casas rurales, apartamentos vacacionales y campings. Cada uno de estos alojamientos tiene sus puntos fuertes y débiles, aunque en base a mi experiencia ha sido el camping el que más cosas positivas nos ha aportado.

Alojarse en un camping es completamente diferente a hacerlo en un hotel o en una casa rural, pero según el tipo de camping elegido es posible combinar a la perfección las ventajas de ambos sitios:

  • Por un lado, podremos disfrutar de actividades de ocio y servicios comunitarios como la que hay en los hoteles (piscinas, zonas recreativas, restaurantes, canchas deportivas...).
  • Por otro, tendremos la tranquilidad, independencia y contacto con la naturaleza que nos aportan las casas rurales.

Ahora bien, a la hora de alojarse en un camping es posible hacerlo en tu propia caravana/autocaravana, en una tienda de campaña o en un bungalow. Últimamente también se ha puesto de moda el concepto de glamping, que es una forma de acampar en la naturaleza pero contando con las comodidades y lujos de un hotel.

Hay quien piensa que para vivir la verdadera experiencia que supone alojarse en un camping debe hacerse de manera tradicional; es decir, con tiendas de campaña y sacos. Pero con tres niños, dos de ellos pequeños, confieso que no me siento preparada para vivir este tipo de aventuras, si bien no descarto probarlo en un futuro.

Por eso, si estás planteándote disfrutar de tus vacaciones en un camping pero tienes niños pequeños y no te ves montando una tienda de campaña, mi consejo es que comiences alojándote en un bungalow.

Los bungalows son pequeñas casitas de madera que, en función de su tamaño, permitirá el alojamiento de entre dos y cinco/seis personas. Cuentan con baño independiente, cocina con todo el equipamiento imprescindible y dormitorios.

Suelen situarse en una zona del camping diferente a la de las tiendas de campaña y autocaravanas, por lo que podrás gozar de una mayor independencia y tranquilidad. Además, la mayoría de bungalows cuentan con pequeños espacios ajardinados o porches donde los niños pueden jugar sin riesgo o donde poder estar al aire libre.

Entre los principales aspectos positivos de alojarse en un bungalow destacaría la comodidad de tener todo lo necesario sin necesidad de llevarte la casa a cuestas, lo fácil que resulta comenzar a disfrutar de las vacaciones desde el momento en que llegas al camping (ya que no tienes que preocuparte en montar ni organizar nada) y el no tener que preocuparse por las inclemencias meteorológicas.

 

 

 

¡Pero no todo es de color rosa!

Pero para que la experiencia de alojamiento en un bungalow resulte positiva es necesario tener en cuenta una serie de aspectos, pues de lo contrario la convivencia podría resultar un tanto caótica, especialmente cuantas más personas os alojéis.

bungalow
Imagen personal (Instagram @silviadj)

Por eso, en base a mi experiencia (somos cinco; dos adultos y tres niños) os comparto algunos consejos:

  • Simplificad al máximo el equipaje y llevad solo lo imprescidible, pues los dormitorios tienen armarios y cajones muy pequeños. Ocurre lo mismo con la cocina, y si bien no es necesario llevar ninguna clase de menaje porque todo lo encontrarás allí, a la hora de guardar comida es conveniente hacerlo en pequeñas cantidades y muy bien organizado.

  • Duchar a los más pequeños puede resultar un tanto incómodo, pues tanto la ducha como los espacios son tan reducidos que si los niños no son autónomos en su aseo diario, es posible que te topes con alguna que otra dificultad.

  • Aunque los bungalow son alojamientos muy pequeñitos, requieren las mismas tareas de limpieza diarias que haríamos en casa, o incluso es posible que más, especialmente si estamos en un camping de playa (ya sabemos lo mucho que puede llegar a ensuciar la arena). Además, y precisamente por su reducido tamaño, se hace imprescindible mantener siempre el orden para disfrutar con comodidad y sin estrés.

  • Y por último también destacaría otro aspecto que aunque no tiene por qué cumplirse en todos los campings, al menos así es en los que yo conozco. Y es que la zona de bungalows suele estar alejada de los espacios comunes del camping, como piscinas, parques o restaurantes. Esto tiene la ventaja arriba mencionada de la tranquilidad, el silencio y la independencia, pero puede resultar latoso cuando vamos con niños pequeños.

Fotos | Imágenes personales (@silviadj) del Camping Las Palmeras

En Bebés y Más | Los 25 mejores hoteles para ir de vacaciones de verano con niños en España

Temas
Inicio