Estoy embarazada, pero deja de culpar a mis hormonas por todo
Nuestras experiencias

Estoy embarazada, pero deja de culpar a mis hormonas por todo

Todos sabemos que durante el embarazo, los cambios físicos y emocionales que vive la mujer son ocasionados principalmente por las hormonas y toda esa revolución que tiene en su cuerpo al momento de estar gestando una nueva vida.

Sin embargo, algo que he notado en esta etapa (y en muchas otras de la vida como mujer), es que frecuentemente se usa a las hormonas como excusa de todo lo que sucede y particularmente, en tono negativo. Así que hoy voy a abordar este tema y decirlo fuerte y claro: sí, estoy embarazada, pero deja de culpar a mis hormonas por todo.

Claro, las hormonas influyen...

Desde luego, no voy a negar que las hormonas sí que influyen en nuestro estado emocional. Los cambios hormonales que vamos viviendo en cada etapa de nuestra vida influyen en nuestro cuerpo desde el aspecto físico hasta el emocional.

La menstruación, el embarazo, el postparto y la menopausia, son los principales momentos en los que estas amigas nuestras llegan y dicen "¡aquí estoy!", y comienzan a hacer su trabajo como de costumbre, mientras nosotras nos adaptamos a esos cambios y ajustes ocasionados por ellas.

Las hormonas no son malas, ni son nuestras enemigas. Son necesarias para muchos procesos de nuestra vida y nuestro día a día, y además muchas de ella son muy positivas - como la serotonina y la oxitocina, que forman parte del cuarteto de las famosas hormonas de la felidad.

En el embarazo por ejemplo, son las encargadas de preparar nuestro cuerpo y acompañarle desde esta etapa hasta la lactancia. Y además de ser las responsables de ir guiando y cuidando todos esos cambios, también influyen en gran medida en los cambios de carácter.

Ya hemos hablado acerca de la montaña rusa de emociones que se vive en el embarazo precisamente a causa de las hormonas. Nos sentimos felices al mismo tiempo que nos sentimos aterradas, pues aunque nos llena de ilusión, también aparecen por primera vez miedos que nunca antes tuvimos: sobre nosotros, sobre nuestro bebé y su salud, sobre si seremos buenas madres o no, y mil cosas más.

...pero deja de usarlas en nuestra contra

Istock 1226406296

Aunque como hemos aclarado, sí que éstas influyen en nuestro estado emocional, lo que nos tiene cansadas a muchas como mujeres, es que constantemente se usen de forma despreciativa como pretexto o excusa para todo lo que nos sucede.

En el caso del embarazo, si un día estamos enfadadas o de mal humor, suelen decir que estamos así por las hormonas, cuando puede ser por mil razones más. Quizás tuvimos una mala mañana o no dormimos bien, por ejemplo.

Es cierto que en el embarazo podemos estar más sensibles de lo usual, pero sinceramente es irritante que todo quieran achacarlo a las hormonas, haciendo que nuestras emociones y deseos sean invalidados o menospreciados.

Y aunque el embarazo es el tema central de este escrito, no olvidemos las otras etapas que he comentado al inicio, porque esos comentarios despectivos sobre las hormonas comienzan incluso mucho antes y continúan también después de éste.

Una mujer no puede mostrar carácter o alzar la voz ante algo que le parezca erróneo o injusto, porque lo primero que muchos suelen hacer, es decir que está con las hormonas revolucionadas: "¿estás con la regla, verdad?", "seguro está por la menopausia".

Esta clase de comentarios son muy molestos y desgraciadamente pasa en todo tipo de situaciones, incluyendo en el campo laboral, donde al parecer no puede haber mujeres firmes o determinadas, porque de inmediato no falta el comentario diciendo que está con la regla.

Dejar de culpar y comenzar a escuchar

Istock 1256802615

No vamos a negar la existencia e influencia de las hormonas, pero estaría muy bien que dejaran de usarlas como pretexto para anularnos o minimizarnos, y mejor comenzaran a escucharnos y comprendernos, tomando en serio lo que decimos sin culpar a las hormonas.

Así que a ver si vamos quitándonos esa muletilla de decir que las mujeres estamos hormonales a cada rato -y que puede invalidar nuestros deseos, peticiones y emociones-, y comenzamos a realmente escuchar lo que tienen que decir.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Pensamientos positivos y negativos: la montaña rusa de emociones que puedes sentir durante el embarazo

Temas
Inicio