Compartir
Publicidad

¿Cuándo escribe una mamá bloguera?

¿Cuándo escribe una mamá bloguera?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con permiso del diccionario, y como suena mejor que “escritora de bitácoras”, me referiré a esta tarea de escribir en los blogs como bloguear y a los que lo hacemos como blogueros y blogueras. Cuando cualquier persona decide dedicarse a escribir en este mundo cibernético, tendrá que organizarse según sus necesidades pero, ¿cuándo escribe una mamá bloguera?

Habrá blogueros a tiempo completo, más profesionales o aficionados, pero siempre hay que estructurar nuestros pensamientos, nuestra rutina y hallar tiempo en el que sentarse frente al ordenador para darles forma.

Cuando una mamá bloguera se plantea seguir escribiendo en Internet después de tener hijos, tiene que duplicarse y organizarse según sus necesidades. Seguir trabajando fuera de casa o no, bebés en casa o en guardería, horarios fijos o flexibles…

Seguro que hay tantos modos de organizarse como mamás y papás blogueros, por eso yo explico cuándo escribe esta mamá bloguera que os habla, que con dos bebés en casa ha tenido que renunciar a sus sueños (los físicos, no los metafísicos) y cambiar, de momento, el trabajo en las aulas por un trabajo más cercano y casero.

Esto ha supuesto la gran ventaja (y la razón de la conversión) de que puedo estar junto a mis hijas sin necesidad de irme a trabajar cada mañana a las 7’30 ni relegar en otras personas su cuidado.

He dicho irme a trabajar, lo cual no significa que no “me quede a trabajar” a esa hora. Porque, si tengo que resumir cuándo escribe una mamá bloguera, he de decir que yo aprovecho para escribir en los blogs cuando mis hijas duermen.

Como ellas son bastante dormilonas, es por la mañana antes de que se despierten y a la hora de la siesta (que también suelen alargar unas dos horas) cuando aprovecho para dedicarme a esto. Por las noches algunos días, y a ratos, entre mis series o películas favoritas, si es que no caigo dormida antes en el sofá, también.

Además, sería injusta si no digo que mi marido también se encarga de las niñas alguna vez para que yo me dedique a bloguear si voy con retraso, aunque reconozco que también aprovecho para otros menesteres distintos al ordenador cuando se da ese caso.

De modo que lo que he hecho fundamentalmente ha sido “arañar” horas a mi sueño y especialmente a las sagradas siestas que he disfrutado desde pequeña y que constituían uno de mis placeres diarios. No digo que a veces no sienta un cansancio que no me deja bloguear o no me haga disfrutar con ello, entonces ha llegado el momento de desconectar y no hacerse la heroína.

La inspiración puede esperar

Blogueando

Aunque al final la inspiración suele regresar. Cuando estás inspirada, ahora no puedes hacer como antes y pasarte tres horas seguidas escribiendo y dando alas a tu creatividad, sin importar que te despiertes a las 10 de la mañana (poniendo los fines de semana) o a las seis tras una estupenda siesta.

Ahora hay otras prioridades que te obligan a interrumpir o posponer tu escritura las veces que haga falta, a perder el hilo, a que se esfumen tus ideas. Pero también a que te sobrevengan nuevas ideas y a que aprendas a maximizar tus esfuerzos y el trabajo frente al ordenador.

Cuando la gente me pregunta que cómo sigo escribiendo a este ritmo, suelo responder dos cosas: porque lo necesito, ya que no cuento con otra fuente de ingresos, y porque ahora mi día lo he alargado restándome horas de sueño y de descanso, de lectura o de televisión.

No creo que sea ninguna heroicidad, como podría indicar la imagen que encabeza estas líneas: se trata simplemente de reorganizarse, y renunciar a ciertos placeres porque crees que bien vale la pena. Lo primero, porque estoy con mis hijas.

Además, para mí existe otra premisa que he mencionado de pasada, y que también hace que merezca la pena, y es que, por regla general, escribir me produce una grata satisfacción personal, por lo que las “pérdidas” colaterales las llevo lo mejor que puedo.

Probablemente, cuando vuelva a trabajar fuera de casa, este ritmo no se pueda sostener, pero tampoco lo necesitaré tanto. Entonces echaré de menos otras cosas de esta vida de mamá bloguera a tiempo completo.

Fotos | Mike Licht, NotionsCapital.com y kpwerker en Flickr
En Bebés y más | Solicitud para que se implemente el día de 30 horas, Duerme mientras puedas, Tomar la decisión de dejar, temporalmente, de trabajar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos