Compartir
Publicidad
Publicidad

Comentarios desagradables ante la noticia del embarazo

Comentarios desagradables ante la noticia del embarazo
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Normalmente la noticia de un embarazo es recibida por los familiares y amigos con alegría. Pero no siempre es así, incluso cuando es un embarazo deseado y los padres están encandados con la noticia. He estado leyendo y hablando con familias que se encontraron que la noticia no era bien encajada por su entorno y, quizá sin real mala intención, les hicieron comentarios sobre el embarazo realmente desagradables y hasta desoladores.

Os cuento algunos ejemplos que me han dejado realmente impactada y que a los que los protagonistas les hizo pasar un mal momento pese a la alegría. Y es que, incluso si no entendemos el momento elegido por otra persona para la paternidad, hay que ser cuidadoso cuando manifestamos nuestra opinión. De verdad, que he escuchado cada cosa…

Los embarazos no planificados

Hace poco, una pareja, ambos en paro, que sorpresivamente descubren un embarazo no planificado pero que deciden llevar adelante me explicaron su historia y me ha inspirado este post. Cuando lo contaron a la familia, hubo quien les dijo que mejor no tenerlo con la situación en la que estaban, que no contaran con que los mantendrían o, directamente, meterse a preguntar, de forma muy poco delicada, el poco cuidado que habían tenido con los métodos anticonceptivos.

Algo parecido me contó una mamá que ya tenía tres hijos y, teniendo al pequeño todavía de meses, se volvió a quedar. Pese al susto incial, ella y el papá decidieron tener a su cuarto hijo, sabiendo, lógicamente, que sería un trabajo durísimo, pero felices una vez aceptaron la nueva paternidad. Otra vez comentarios desconsiderados de familiares y amigos, llamándoles locos, o poniéndoles las cosas muy feas, como si no fueran capaces de haber sopesado el que su hijo naciera sabiendo que criar a cuatro niños, dos de ellos de muy tierna edad, sería un caos los primeros años.

Las mamás solteras, por circunstancias o por elección, tampoco se salvan. ¿De verdad la gente no se da cuenta de que si una mujer decide ser madre en solitario ya habrá pensado mucho lo que hace como para aguantar que le presenten un futuro negro en lo profesional, organizativo o personal?

Recuerdo una mamá a la que su supuesta mejor amiga le dijo que, si tenía un hijo sola, se le quedaría el cuerpo hecho una pena y no habría manera de conseguir que ningún hombre se fijara en ella, porque, además, no tendría dinero ni tiempo para salir.

Mamás adolescentes

Cuando la mamá es adolescente o muy joven, aunque ya no vaya a sufrir estigma social, si se encuentra que no siempre su entorno la apoya. Los padres, los primeros, deberían ser conscientes de que, posiblemente, el que su hija se quede embarazada sin quererlo es un fallo en la educación sexual que le han dado, pero solo hasta cierto punto, pues también los adultos y las parejas casadas tienen a veces errores en el control de su fertilidad.

Sin que por ello debamos animar a las adolescentes a tener sexo sin protección, el papel de los padres en ese momento es el de apoyo para que la muchacha tome su propia decisión con libertad y segura de que, si sigue adelante, aunque su vida cambie, tendrá amor, respeto y protección de su familia para que pueda ser madre y educarse a la vez. Yo no tengo duda de que una adolescente que decide ser madre puede serlo y ser una madre magnífica, desarrollar una vida plena y lograr crecer como persona.

Conozco unas cuantas que lo han hecho y os aseguro que no se arrepienten de haber sido madres a edad temprana. El entorno, de todos modos, a veces es dañino y las infantilizan en su embarazo o su maternidad, negándoles el derecho a ser madres plenamente o empujandolas a no tener un hijo que quizá, si tuvieran ayuda, si habrían tenido.

Los comentarios desagradables ante un embarazo

Otra mamá, que parece que no contaba con la simpatía de la familia del padre, me contaba que tuvo que aguantar que su futura suegra le dijera que había hecho un buen negocio pillando a su hijo. ¿Es que la gente está loca?

En los trabajos, ya la cosa puede ponerse muy fea y recibirse el embarazo con comentarios desagradables. Los compañeros suelen opinar de todo y, a veces, las mamás, especialmente ellas, se encuentran con una carga negativa de comentarios e ideas que no han solicitado. Y, si encima, la empresa no es demasiado favorable a la idea de perder una trabajadora, hay quien se lleva casi una regañina del jefe o nota que la consideración hacia la calidad de su trabajo disminuye, se la aparta de ascensos o se la acosa con preguntas sobre lo que hará o no hará cuando nazca el niño. ¿Os ha pasado algo por el estilo o vuestro embarazo fue bien aceptado en el entorno laboral?

Pero quizá las peores son las que adoptan un papel paternalista y espeluznante. Desde la pareja que logra un embarazo tras varios abortos y lo primero que escucha es eso de “no te hagas ilusiones porque a este lo puedes perder también” hasta los que se ponen a hablarte de pérdidas, malformaciones y muertes prenatales, historias horripilantes de partos traumáticos y desgracias.

El parto

Sobre el parto, ya no os quiero ni contar, si la decisión tomada es la de un parto en casa o en una clínica que ofrezca parto natural. Gente que, sin tener mucha idea, llama irresponsables y casi asesinos a los padres, aunque, cuando deciden un parto en un hospital, también hay quien tiene que ver su decisión cuestionada de forma nada delicada.

Cuando una familia espera un hijo con algún problema o defecto genético y pese a ello decide que su hijo nazca, pues igual, parece que felicitar a unos padres que van a tener una dificultad añadida se hace imposible y siempre hay quienes les dirá que deben abortarlo en vez de dejarle nacer. No me lo explico, pero sucede.

Recibir la noticia con respeto

La verdad es que yo siempre, incluso cuando las circunstancias del embarazo no son las ideales por el motivo que sea, comparto mi alegría por la nueva vida y les doy mis bendiciones y mis mayores deseos de felicidad. Considero que recibir la noticia de un embarazo complicado debe hacerse con la mayor humildad, humanidad y respeto. Debo, además, tener cuidado y solamente dar consejos si me los piden, información si esta es solicitada. Y creo que es lo que todo el mundo debería aprender a hacer.

Se que son minoría los que no saben felicitar por un embarazo, pero me gustaría que nos contaséis si os dijeron algo desagradable cuando anunciastéis el embarazo.

En Bebés y más | ¿Cómo dijisteis que estabas embarazada?, ¿Cuándo dijisteis a la familia que estabas embarazada?‏, Ser papá: Cómo dar la noticia, Maneras de sorprender con la noticia del embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos