La carga mental de las madres aumenta en Navidad: cómo reducirla y disfrutar de las fiestas
Nuestras experiencias

La carga mental de las madres aumenta en Navidad: cómo reducirla y disfrutar de las fiestas

HOY SE HABLA DE

En Bebés y más hemos tocado en diversas ocasiones el tema de la carga mental, esa lista invisible e interminable de los pendientes y cosas por hacer, que se aloja de forma permanente en nuestra mente, desde que despertamos hasta que volvemos a poner la cabeza sobre la almohada por las noches.

En muchas casas, esta carga mental recae en las madres debido a que somos "las encargadas" de todas esas cosas por hacer y de los datos importantes de nuestra familia. Pero hay una época en particular en que ésta aumenta: la temporada navideña.

Te comparto por qué aumenta la carga mental de las madres en Navidad, así como algunos consejos para reducirla y disfrutar de las fiestas.

La carga mental de las madres en Navidad

Como comentaba al inicio, si bien la carga mental nos acompaña durante todo el año, en la época navideña podemos sentir cómo ésta aumenta, pues además de las responsabilidades y actividades que usualmente realizamos, ahora tenemos que pensar también en todos los preparativos navideños.

Desde pensar en las decoraciones y los regalos, hasta la ropa que usaremos para la reunión familiar (y para la foto navideña que nos quedará de recuerdo) la lista comienza a hacerse larga. Si además de todo esto, la cena navideña será en nuestra casa, añadimos a esa lista aún más pendientes por todo lo que conlleva el organizarla y prepararla.

Si nos enfrascamos mucho en todo este proceso, la temporada navideña se convierte en una época llena de estrés, en la que poco se disfruta. Por eso, es importante que a pesar de que tengamos el impulso de querer hacerlo todo, no cometamos el error de sobrecargarnos.

A continuación te comparto algunos consejos que nos pueden ayudar a reducir la carga mental en la época navideña, para que así podamos disfrutar de estos días de descanso y celebración.

Reduce tus expectativas

Una de las principales razones por las que la carga mental aumenta en Navidad son las expectativas que tenemos sobre ella. En el caso de las madres, queremos que sea lo más especial posible para nuestros hijos.

Pero como seguramente nuestra experiencia de madres ya nos lo ha demostrado, a veces nosotras mismas no ponemos expectativas muy altas que después, si no cumplimos, nos hacen sentir mal. Intentemos mantener expectativas realistas y sobre todo, flexibles.

Conserva algunos horarios

En vacaciones siempre surge el mismo problema: dejamos los horarios y llega la locura. Aunque es bueno relajarnos y soltar algunas rutinas a las que estamos impuestos -como madrugar todos los días-, conservar algunos horarios durante la época navideña (tal y como lo recomendamos para el verano) nos ayuda a tener un poco más de orden y menos caos.

Anótalo todo

Como mencionaba al inicio, la carga mental es esa lista de pendientes que siempre tenemos en la cabeza. Para aligerar un poco la carga durante las fiestas es recomendable que tú y tu pareja se tomen un tiempo para anotar todo lo que deseen o tengan pensado hacer.

De este modo, pueden ordenar las cosas por prioridad, así como saber cuáles requieren hacerse antes y también, dividirse las tareas o ver si existe la posibilidad de simplemente no hacerlas por esta ocasión.

Delega lo que sea posible

Continuando con el punto anterior, ya que sepamos qué es todo lo que hay por hacer, podemos comenzar a repartir tareas. ¿Qué puede hacer tu pareja: las compras navideñas, revisar que todos los obsequios estén listos, terminar de montar las decoraciones? ¿qué pueden hacer tus hijos?

Esto último dependerá de la edad, pero si tus hijos ya no son tan pequeños, pueden encargarse de hacer cosas sencillas, como las tarjetas navideñas, envolver algunos obsequios para la familia (¡no importa si quedan imperfectos!) o ayudar en tareas de la casa durante las celebraciones, como poner la mesa, ordenar los espacios, etcétera.

Cocinen con antelación

Un consejo que siempre funciona para los días en los que tendremos mucha actividad es preparar las comidas con tiempo. En lugar de cocinar las porciones de siempre, auméntalas y cocina cantidades más grandes, de modo que puedas guardarlas o congelarlas y así tener algo rápido de preparar para esos días de preparativos navideños.

No quieras llegar a todo

A veces queremos cumplir con la lista de cosas que anhelamos hacer en Navidad, ¡y eso está bien! Sin embargo, no debemos caer en el error de esforzarnos de más o estresarnos porque no hicimos todas esas "mágicas" actividades con nuestros hijos. A veces, lo único que ellos quieren es pasar tiempo juntos, así sea en pijama o cenando algo sencillo juntos.

Disfruta el momento

En las prisas, se nos olvida que lo más importante de la Navidad no es una lista de cosas por hacer, sino estar presente y disfrutar el momento. Permítete relajarte y aprovechar esos días de descanso junto a quienes amas.

Encuentra tiempo para ti

Finalmente, el consejo que siempre comparto: no te olvides de regalarte un tiempo para ti. También durante la época navideña el autocuidado es importante, por lo que tú como mamá también debes tomarte unos minutos o una tarde para disfrutar las fiestas y hacer algo que a ti te guste.

Foto de portada | Freestocks en Unsplash

Temas
Inicio