Así revivimos la magia de la navidad cuando nuestros hijos son pequeños

Así revivimos la magia de la navidad cuando nuestros hijos son pequeños
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Es sabido que la Navidad es la época más mágica del año. Desde la generosidad que se vive en el ambiente, hasta las decoraciones, villancicos y detalles de la época, la temporada navideña indudablemente deja en nosotros sentimientos de ilusión, esperanza y alegría.

Pero aunque generalmente la Navidad se vive con un sentir muy positivo, hay una etapa de nuestra vida en la que adquiere un significado e importancia aún más especial: cuando tenemos hijos.

Te comparto una breve reflexión acerca de cómo revivimos esa magia de la Navidad cuando nuestros hijos son pequeños.

La magia de los hijos

Como adultos, solemor olvidarnos de esa capacidad de asombro y alegría que nos caracterizaba en la infancia. Desde la rutina hasta las obligaciones propias de la vida adulta, es fácil que perdamos o dejemos de lado ese sentimiento "mágico" de la Navidad que teníamos cuando éramos pequeños. Pero cuando llegan los hijos, la cosa cambia.

Y es que cuando esos pequeñitos llegan a nuestras vidas, todas esas cosas que antes nos parecían tan ordinarias se vuelven completamente especiales. La vida misma adquiere otro significado y ahora nos vemos invadidos por muchos anhelos e ilusiones que antes no teníamos. Y esto, desde luego, incluye la Navidad.

Porque aunque una de las principales cosas que suele caracterizar a esta época es la ilusión que nos provoca, lo cierto es que -al menos en mi experiencia hasta el momento- hay dos etapas de la vida en las cuales es muy especial: cuando somos niños y cuando tenemos nuestros propios hijos.

Al lado de ellos, la magia vuelve y las ilusiones aumentan. Todo a nuestro alrededor comienza a ser visto con otros ojos, unos llenos de asombro y alegría. Ver las luces y decoraciones navideñas se vuelve emocionante, y los villancicos y canciones de Navidad inundan nuestros hogares mientras montamos el arbolito. Escribimos cartas a Papá Noel y los Reyes Magos, llenas de esperanza y optimismo.

En resumen, cuando nuestros hijos son pequeños (y quizás no tan pequeños) revivimos esa magia de la Navidad, dándole un nuevo y muy especial sentido a esta época. Por ello, aprovechemos esos momentos y disfrutemos plenamente de esta bonita oportunidad para crear preciosos recuerdos junto a ellos.

Foto de portada | Cottonbro en Pexels

Temas
Inicio