Compartir
Publicidad

Una pareja comparte las fotografías de sus hijos durante su estancia en la UCIN para dar esperanza a otros padres

Una pareja comparte las fotografías de sus hijos durante su estancia en la UCIN para dar esperanza a otros padres
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando uno se entera que será madre o padre, nos preparamos para un embarazo de 9 meses y tomamos las cosas con calma. Pero en ocasiones, los bebés por alguna razón nacen antes de tiempo. Y para asegurar que se desarrollen sanos y tengan mayores probabilidades de sobrevivir, deben ser llevados a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

Jourdan y Matt Moore recibieron en 2015 a sus mellizos Jaxson y Cadence cuatro meses antes de la fecha estimada de parto, por lo que pasaron 3 meses en la UCIN. Ahora comparten unas fotografías en las que muestran el antes y después de sus hijos para dar esperanza a otros padres de bebés prematuros.

Nada ni nadie te prepara para recibir a tu bebé antes de tiempo. Es sin duda un momento muy estresante para los padres, ya que el tiempo que pasan en la UCIN es muy difícil y pareciera no tener fin. Son noches de agobio y tristeza por no poder abrazar a tu bebé y la incertidumbre se convierte en preocupación.

Es por eso que los Moore han estado compartiendo las fotografías de sus bebés en su cuenta de Instagram, ahora con 18 meses de edad, para que otros padres que se encuentren pasando por estos difíciles momentos mantengan la esperanza.

Simplemente no puedes apresurar un milagro. Los pequenos pasos adelante, los grandes paso hacia atrás, las desviaciones de nuestro propio plan, todo es parte del proyecto estratégicamente orquestado que algún día se transforma en un milagro. Solía pensar que todos los milagros eran instantáneos. He aprendido que los milagros más bellos son los que tienes el honor de mirar en cámara lenta. A la izquierda: 1 día de nacido, exactamente 4 meses antes de la fecha de parto. A la derecha: 16 meses de edad / 12 meses de edad corregida.

Además de compartir el progreso de sus hijos, a quienes los doctores les dieron pocas esperanzas de sobrevivir, invitan a que las personas documenten su progreso con sus diferentes problemas para poder experimentar un sentimiento de gratitud incluso mayor al que normalmente sienten.

We (humanity) tend to display primarily only the "best/most beautiful/least vulnerable" parts or ourselves to the public, to social media, and even to our own personal memory banks. If we block out the ugly then we can pretend it doesn't exist. I was diagnosed with Crohn's Disease when I was 16. It's an invisible disease so when I look back through old photo albums it's easy to forget how debilitating it used to be. I wish I had journaled about it because honestly most of it is a compete blur in my mind. Recently I found a notebook from 12 years ago, inside a list of daily symptoms, that my doctor had asked me to keep log of. My heart ached for the old me that I painfully recalled as I flipped through those pages. I sobbed for the young girl that suffered in silence. But I look at myself today and I feel a deeper sense of gratitude that I may not have if those darker days were ignored and forgotten. I'm healthier and my disease is finally well managed. What a blessing! I post these before and after photos of my babies for the same reason. How can we experience true joy and thankfulness if we do not allow ourselves to document the vulnerable days just as we do the good ones? So let this be an encouragement... to those of you with babes still in the NICU, still struggling to with infertility, still suffering with any element... journal about it, take photos, document it. Because someday the old pain might actually provide you with a deeper joy than you have ever known. Left: Cadence 1 day old, 4 months before due date. (500 grams / 1lb 1oz) Right: Cadence 16 months old, 12 months adjusted age. (20 lbs-ish but who's counting anymore ;) ?) #throwbackthursday #miraclebaby #godofmiracles

A photo posted by Journey To Mini-Moore (@journeytominimoore) on

Nosotros (la humanidad) tenemos la tendencia de mostrar solo las partes que consideramos "mejores/más hermosas/menos vulnerables" de nosotros al público, a las redes sociales, e incluso a nuestros propios recuerdos personales. Si bloqueamos lo feo, podemos pretender que no existe. Yo fui diagnosticada con enfermedad de Chron cuando tenía 16 años. Es una enfermedad invisible, así que cuando veo mis viejos álbumes de fotografías es fácil olvidar lo debilitante que era. Desearía haber llevado un diario sobre esta etapa de mi vida, porque honestamente, ahora es un recuerdo completamente borroso en mi mente. Recientemente encontré un cuaderno de hace 12 años, con una lista de síntomas diarios anotados, de los que mi doctor me pidió llevar un registro. Mi corazón siente dolor por la antigua yo, que fui recordando mientras hojeaba esas páginas. Lloré por chica que sufrió en silencio. Pero me miro a mí misma ahora y siento una gratitud más profunda de la que tendría si hubiera olvidado o ignorado esos días. Estoy sana y mi enfermedad por fin ha sido controlada. ¡Qué bendición! Publico estas fotos de antes y después de mis bebés por la misma razón. ¿Cómo podemos experimentar verdadera alegría y gratitud si no nos permitimos documentar los días difíciles así como lo hacemos con los días buenos? Así que permitan que esto sea alentador... a todos aquellos con bebés aún en la UCIN, a quienes batallan con problemas de infertilidad, a quienes sufren con cualquier elemento... escriban sobre eso, tomen fotos, documéntenlo. Porque algún día, ese viejo dolor puede darles una alegría mucho más profunda de la que han conocido. A la izquierda: Cadence con 1 día de vida, 4 meses antes de la fecha de parto (500 gramos, 1 libra y 1 onza). A la derecha: Cadence: 16 meses de edad / 12 meses de edad corregida (alrededor de 20 libras, pero ¿quién sigue contando?)

El propósito de sus cuentas en redes sociales es dar esperanza a otros padres de bebés prematuros, ya que al haber experimentado esos momentos ellos mismos durante 3 meses, saben lo difícil que pueden llegar a ser.

"En la UCIN te enfocas en sobrevivir día tras día, a veces hora tras hora. No son unos cuneros llenos de luz con una gran ventana para que las personas puedan asomarse como lo ves en televisión", declara Matt en entrevista con el Huffington Post. "Es un espacio oscuro, callado y privado, diseñado para motivar el desarrollo continuo de bebés como los nuestros, quienes necesitason 16 semanas más para que sus cuerpos y su cerebro se desarrollaran. La UCIN imita el ambiente de la matriz lo más posible".

Cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros, por lo que seguramente estas imágenes cumplirán el objetivo de los Moore: dar esperanza a quienes se encuentran viviendo esta inesperada y dificil situación.

Via | Parents
En Bebés y más | Recorrido por una UCI Neonatal: todo por el bien de los bebés prematuros, La sonrisa de una bebé prematura a los cinco días de nacer que da esperanza a cientos de padres, Los bebés prematuros, esos pequeños grandes héroes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio