Compartir
Publicidad
Publicidad

Un bebé se tragó una cuchilla de la batidora con el puré

Un bebé se tragó una cuchilla de la batidora con el puré
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

No es nuestra intención causar alarma, pero esta historia puede servir como experiencia a otros padres para tomar precauciones sobre los utensilios que usan a la hora de preparar la comida del bebé. Ocurrió en Navidades del 2009 en Bilbao, donde Asier, un bebé de 22 meses, se tragó una cuchilla de la batidora con el puré.

Resulta inexplicable cómo puede haber sucedido que un niño se tragase un trozo de metal de dos centímetros mezclado con la fruta sin haberse dado cuenta, cuando por lo general los bebés escupen cualquier cosa que les resulte desagradable como una semilla, un trocito de cáscara o pulpa.

Sin embargo ha sucedido. La madre se percató que faltaba la cuchilla al lavar la batidora, y al mirar en el plato entre los restos de la papilla encontró parte del aspa. Enseguida pensó en la posibilidad de que su bebé se hubiese tragado la otra parte.

Ante la incredulidad del padre y la insistencia de la madre, el niño fue llevado a urgencias donde lo examinaron primero con un detector de metales para evitar una radiación innecesaria. Se llevaron una gran sorpresa cuando el aparato empezó a pitar y luego se confirmó con una radiografía que la cuchilla había pasado por el esófago hasta el estómago del bebé sin causar, afortundamente ningún daño. Le pusieron una dieta rica en fibra y a los pocos días expulsó la cuchilla en una deposición.

La batidora era de la marca Carrefour Home, comprada en el mismo establecimiento en noviembre del 2009. Aunque fue enseguida retirada del mercado al acudir el padre a hacer la reclamación correspondiente, no me explico cómo es posible que no se diera a conocer el caso en su momento para poner en alerta a otros padres que la hubiesen comprado.

Afortunadamente, todo quedó en un gran susto, pero viene a dejarnos una enseñanza: hay que lavar (o al menos revisar) las aspas de la batidora siempre antes de darle el puré al niño. Especialmente cuando trituramos alimentos duros como una manzana, las aspas pueden doblarse (a mí me ha pasado) o como en este caso, romperse.

Otra recomendación que puede venir bien para reclamaciones legales: hay que conservar el aparato dañado (juguete, o lo que sea) como prueba y en ningún caso entregarlo como ha hecho el padre de Asier con la batidora.

Vía | El Correo
Foto | El Correo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos