Compartir
Publicidad

Un bebé a cambio de un televisor

Un bebé a cambio de un televisor
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Lo normal, o lo que piensan las personas dignas, es pensar que la vida de un hijo no tiene precio, que haberlo llevado nueve meses dentro establece un vínculo inseparable y que deseamos lo mejor para él. Pero hay gente que tiene hijos como quien tiene plantas (o ni siquiera) y no les importa entregarlos como si fueran una simple mercancía de cambio.

He leído una noticia estremecedora sobre algunas parejas jóvenes de un pueblo de Misiones, una provincia del noreste argentina (precisamente donde se encuentran las Cataratas del Iguazú, uno de los sitios turísticos más conocidos del país) que venden a sus bebés a cambio de electrodomésticos como un televisor, una heladera o por cuatro sillas y un puñado de dinero.

Vale, muchos dirán que se trata de gente ignorante, sin ninguna educación, pero más que educación esto es cuestión de instinto y de moral. Por más necesidades que uno tenga, jamás se plantearía entregar a un hijo a cambio de una tele.

Algunos inescrupulosos contactan a las parejas antes de quedar embarazadas para que conciban y vendan su hijo al nacer prometiéndoles un par de chucherías. Es decir, que esa criatura nacerá exclusivamente para ser entregada por unos padres mercenarios sin preocuparles siquiera el destino de su hijo.

Lo triste es que este tipo de irregularidades sucede en muchas partes del mundo donde la vida de un bebé no vale nada, ya hemos visto el caso de China. Es una vergüenza que en un país como Argentina, mi país, con la riqueza natural que tiene suceda este tipo de cosas. No justifico a los padres (¡por Dios!) pero creo que deben encontrarse soluciones de fondo.

Vía | Territorio digital En Bebés y más | Venta de bebés en China, toda la familia es cómplice En Bebés y más | Destapan nuevo caso de venta de bebé por internet En Bebés y más | Vientre de alquiler por un piso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos