Siete sencillos hábitos diarios para llevar tu productividad a otro nivel del autor de 'Hábitos Atómicos' James Clear

Siete sencillos hábitos diarios para llevar tu productividad a otro nivel del autor de 'Hábitos Atómicos' James Clear
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

James Clear es el autor del bestseller 'Hábitos atómicos', el libro que plantea pequeños cambios para extraordinarios resultados, ha conseguido transformar la rutina de muchas personas.

Una de las temáticas en las que el gurú de los hábitos destaca por sus consejos es la de la productividad, destacando que solemos creer que significa hacer más cosas cada día, pero no es eso en absoluto: "la productividad es hacer cosas importantes de manera consistente", explica. Para ello, recomienda siete hábitos sencillos para implementar en tu vida que te ayudarán a ser más productivo o productiva cada día.

1) Administra tu energía, no tu tiempo

Todos tenemos ciertos momentos del día preferidos para hacer según qué tareas. Algunos se concentran mejor por la mañana, otros prefieren la tarde y otros son más de noche.

Empieza por tomarte un momento para pensar en ello y determinar qué tipo de tareas son más adecuadas según tu nivel de energía a cada hora del día. En base a ello, podrás organizar mejor tus tareas y ser más productivo a la hora de hacerlas.

productividad

2) Prepárate la noche anterior

Dedica unos minutos cada noche a organizar tu lista de tareas pendientes para el día siguiente. Es un hábito sencillo que solo lleva 10 minutos y te ahorrará procrastinar la mañana siguiente. El experto James Clear señala que puedes llegar ahorrar hasta tres horas de tareas no productivas al día siguiente.

Consiste en una estrategia de productividad conocida como el método o matriz Eisenhower. Se trata de hacer una lista de tareas y clasificarlas en cuatro grupos: dos urgentes (hacer y delegar) y dos no urgentes (decidir o borrar). En base ello, podemos priorizar las tareas urgentes de las que no lo son tanto o podemos dejar para más adelante.

"Ser productivo consiste en mantener una velocidad promedio constante en algunas cosas, no una velocidad máxima en todas".

3) No abras el correo electrónico hasta el mediodía

Suena sencillo, pero James Clear ha constatado que nadie lo hace. A la gente le resulta muy difícil evitar abrir la bandeja de entrada al comenzar el día, pero sostiene que puede esperar unas horas. Si es una verdadera emergencia, nadie va a enviarte un correo electrónico.

En cambio, recomienda utilizar la mañana para hacer lo importante en lugar de responder a lo "urgente".

4) Apaga el móvil y déjalo en otra habitación

También es una de la recomendaciones clave de Harvard para evitar distracciones y aumentar la productividad.

Apagar el móvil (o al menos silenciar las notificaciones) y dejarlo en otra habitación (o al menos en un lugar fuera de la vista) elimina la necesidad de consultar mensajes de texto, Instagram, Facebook, etc.

Esta simple solución evita realizar un trabajo a medias, donde pierdes tiempo dividiendo tu atención en tareas sin sentido.

5) Trabaja en un lugar fresco

A veces no sabemos por qué nos sentimos aturdidos y lentos mientras trabajamos, y la respuesta puede ser la temperatura de la habitación. Bajar la temperatura o mudarse a un lugar más fresco es una manera fácil de concentrar la mente y el cuerpo.

productividad

6) Mantén una buena postura corporal

Cuando te sientas encorvado, tu pecho está en una posición colapsada y tu diafragma presiona contra el fondo de tus pulmones, lo que dificulta tu capacidad de respirar fácil y profundamente.

Siéntate derecho o levántate y descubrirás que puedes respirar más fácil y plenamente. Como resultado, tu cerebro recibirá más oxígeno y podrás concentrarte mejor.

7) Crea una rutina para comenzar el día

Hay quienes empiezan el día con una taza de café, quienes dedican 10 minutos a la meditación o quienes prefieren hacer ejercicio antes de afrontar la jornada.

Sea lo que sea, establecer una pequeña rutina matutina le indica a tu cerebro que es hora de entrar en modo de trabajo o en cualquier modo en el que necesites estar para realizar tus tareas. Además, una rutina previa, ayuda a superar la falta de motivación y a hacer las cosas incluso cuando no te apetece.

Foto | Captura Masterclass James Clear

Temas
Inicio