Publicidad

Una mujer dona un riñón a su expareja porque no quiere que sus hijas pierdan a su padre: una hermosa lección de vida

Una mujer dona un riñón a su expareja porque no quiere que sus hijas pierdan a su padre: una hermosa lección de vida
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Está claro que no todos los divorcios acaban con una pareja odiándose y recriminándose cosas. Y esta historia lo demuestra.

Kelly y Dan llevan cinco años divorciados, pero él necesitaba un riñón y su exmujer se lo donó: "Se lo daba al padre de mis hijas y al mejor amigo que he tenido desde que tenía 11 años".

Así explica esta madre inglesa su gesto desinteresado. Sin duda alguna, un buen ejemplo de armonía familiar.

Amigos para siempre

Kelly Hope y Dan Pyatt se conocieron a los 11 años, empezaron a salir a los 18 y se casaron 13 años después.

Al poco de convertirse en matrimonio, Kelly explica al diario inglés Mirror que su exmarido, que hoy tiene 44 años, comenzó a sentirse "siempre cansado y tenía síntomas parecidos a los de la gripe y dolores de cabeza, pero es taxista londinense, así que al principio lo achacamos al exceso de trabajo".

Antes de cumplir un año de casados, una biopsia en el Hospital Guy de Londres confirmó que sufría una nefropatía IgA en ambos riñones, una acumulación de proteínas que inflama y daña el tejido.

A la pareja le dijeron que no había cura, y a Dan le recetaron una medicación para proteger sus riñones y le indicaron cambios en su dieta y estilo de vida.

Fue diez años después, cuando le confirmaron que había empeorado y que necesitaba un nuevo riñón.

Explica Kelly que para entonces su matrimonio ya estaba roto:

"No había nadie más involucrado, simplemente no nos llevábamos bien, aunque lo intentamos. Pero la atmósfera en casa era horrible. No era saludable para los niños, así que decidimos que sería mejor separarnos".

Aún así, la madre se quedó en la casa familiar en Bromley, en el sudeste de Londres, con sus hijas Billie y Jeanie (que ahora tienen 16 y 11 años), y Dan se mudó a un piso cercano.

Aseguran que no estaban decididos a no perder la amistad que habían tenido desde la infancia así que:

"Hubo muchas veces en que fue muy difícil, pero hemos sido tan buenos amigos durante tanto tiempo que tuvimos que hablar sobre nuestras diferencias y encontrar una manera de hacer que funcionara."

Una familia unida

Después de su divorcio, Kelly siguió acompañando a Dan a diálisis tres días a la semana, seis horas al día, lo que según su exmujer "afectó mucho a su relación con las niñas".

"No había tiempo de calidad y fue muy duro verle tan enfermo. Los médicos comenzaron a proponer a Dan un trasplante de riñón, pero no era de los que contaban a sus seres queridos lo grave que estaba".

Un año después de entrar en la lista de donantes aún no habían recibido una llamada, explica Kelly: "Para entonces se estaba deteriorando mucho y me di cuenta de lo que tenía que hacer. Nunca me lo pidió".

Las pruebas iniciales mostraron que Kelly no era compatible del todo, pero el tiempo se acababa y, después de considerar los riesgos, decidieron realizar un trasplante incompatible con la sangre. Consiste en extraer anticuerpos de la sangre para evitar el rechazo.

"Fuimos muy sinceros con nuestras hijas, para que no se asustaran si todo no iba bien y estuvieron con nosotros en el Hospital Guy de Londres, donde se llevó a cabo la operación".

La operación fue un éxito, y Dan fue dado de alta cinco días después. De eso hace un año y la diferencia fue palpable desde el primer momento.

Han pasado una feliz Navidad en familia con sus hijas, ahora de 16 y 11 años, y este verano han disfrutado juntos de unas vacaciones en Francia.

Kelly, de 43 años, explica que, aunque todo el mundo apuesta porque volverán a estar juntos después de lo que han pasado, ella insiste en que "nos ha acercado de una manera diferente".

Hasta en el hospital se sorprendieron con el ofrecimiento de Kelly, porque "nunca habían tenido una expareja donante", pero Kelly explica:

"La relación de cada uno es diferente. Cuando nos separamos pudimos salvar las mejores partes de nuestra relación y reconstruir a partir de ahí".

Y añade que "puede que no estemos casados ahora, pero seguimos siendo una familia y tuve que hacer ese sacrificio para mantenerla unida."

En cuanto a Dan, todavía está abrumado por el extraordinario gesto de su exmujer.

"Fue realmente un acto desinteresado, poner su propia vida en juego para ayudar a alguien es increíble. Kelly siempre será mi heroína".

Vía y foto | Mirror

En Bebés y Más | Por qué a veces el divorcio de los padres es lo mejor para los hijos, Cómo afecta el divorcio a los hijos según su edad (y cómo podemos gestionarlo los padres)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir