Publicidad

Más de 35 millones de menores de 5 años se quedan solos en casa mientras sus padres trabajan

Más de 35 millones de menores de 5 años se quedan solos en casa mientras sus padres trabajan
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Quienes no nos vemos obligados a hacerlo somos más reacios a poder creerlo pero son muchas las familias para las que el concepto “conciliación” sólo existe para los ricos. Algo estamos haciendo mal con la infancia a nivel mundial y algo tendremos que hacer antes o después al respecto.

Porque en estos días hemos conocido con estupor que según un informe de Overseas Development Institute (ODI), centro de estudios británico centrado en políticas de desarrollo, más de 35 millones de niños menores de 5 años en todo el mundo se quedan solos en casa de forma regular y “…no es un reflejo del amor que les tienen sus padres, sino de la realidad laboral y de los recursos disponibles.”

Las cifras son tercas y nos muestran que la realidad es mucho más hiriente de lo que podemos imaginar cuando hablamos de infancia.

Los datos de este informe que Overseas Development Institute (ODI), ha presentado estos días en el Reino Unido, muestran a las claras una crisis global en el cuidado infantil, “demasiados niños en muchas partes del mundo no están recibiendo el cuidado adecuado” señala Emma Samman, investigadora del ODI y autora de este estremecedor informe.

Obviamente no hay que esforzarse para caer en la cuenta de que un menor de cinco años solo en casa, tiene un mayor riesgo de sufrir un accidente e incluso de morir mientras sus padres están obligados a salir a trabajar.

Las condiciones de trabajo son penosas en la mayoría de los casos, la falta de red de apoyo es evidente y la imposibilidad de pagar a alguien para que ayude, son los factores determinantes para que los niños se tengan que quedar solos en casa. La circunstancia hace inevitablemente que esos niños más pronto que tarde se vean obligados a abandonar sus estudios con lo que se cierra, según los expertos, el círculo de la miseria sobre sus vidas y las de sus comunidades.

Nina

Miseria es un nombre de mujer

Los instrumentos políticos que se dirigen hacia el cuidado infantil en los países que ha analizado ODI, siguen el modelo de los países desarrollados, se basan en las provisiones que ofrece el mercado laboral como la excedencia por maternidad o paternidad y protección a la lactancia. Nada más.
En un entorno laboral tan volátil como el de estos países, estas medidas son incoherentes, no se pueden aplicar precisamente en los casos más sangrantes. Según ODI siendo políticas importantes son insuficientes porque la mayor parte de las madres, de las mujeres, tienen unas condiciones de trabajo en las que la palabra “excedencia” no se conoce.

Así que realmente no, no se hace nada por la infancia en estos países. Países como la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, República de Chad y República Centroafricana en los que la cifra aumenta a más de la mitad de los niños, de sus niños, los que se quedan solos en casa a cargo de nadie o con algo de suerte bajo la tutela de un hermano mayor.

Es una constante que sea la mujer la que pase más tiempo al cuidado de los menores que el padre, lo que reduce las posibilidades de las mujeres para acceder a la educación, a un mercado laboral y por ende, afecta también al tipo de trabajo al que puede acceder, a su productividad y obviamente a su salario. Porque no hablamos solo de mujeres adultas, no hablamos en exclusiva de las madres, en esa espiral de desigualdad las hijas, las hermanas y las abuelas forman parte del colectivo abocado a la pobreza.

Emma Samman es tajante en las conclusiones reclamando la necesidad de crear políticas reales de protección social que se ajusten a las necesidades de estas cuidadoras y criticando que los gobiernos a nivel mundial han decidido ignorar esta crisis que están viviendo generaciones enteras de mujeres en el mundo: “…se ha rechazado el cuidado infantil en la agenda política…”

Y este es un hecho innegable, la pasividad y la falta de implicación de los gobiernos les está robando la infancia ahora a millones de adultos de mañana.

Fotos | unsplash
En Bebés y Más | Para que ningún niño quede a la sombra: infancia en datos | Invertir en infancia es invertir en educación, ¿no lo ven los políticos o no les interesa?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir