Compartir
Publicidad

La medicación para prevenir el parto prematuro, a precios prohibitivos

La medicación para prevenir el parto prematuro, a precios prohibitivos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas os hablábamos de una nueva medicación que podría prevenir los partos prematuros, y volvemos sobre ella porque está habiendo polémica en cuanto a su comercialización. La medicación para prevenir el parto prematuro tiene precios prohibitivos debido al monopolio de una empresa farmacéutica para comercializarla.

El mes pasado, cuando el Gobierno norteamericano aprobó el primer medicamento para evitar los partos prematuros se celebraba la posibilidad de prevenir hasta 10.000 nacimientos precoces en Estados Unidos cada año.

Pero enseguida se vio que las posibilidades de que este tratamiento se extendiera no eran muchas, ya que la farmacéutica K-V, que goza del monopolio de comercializar el medicamento durante siete años, propuso un precio inicial por embarazo de más de 20.000 euros.

Tras recibir presiones del Gobierno, ese precio se rebajó a unos 9.700 euros, cantidad que tampoco está al alcance de todos. En un sistema de salud privado como el de Estados Unidos, sólo las personas que puedan pagarlo accederán al tratamiento. Pero no creo que otros sistemas sanitarios públicos costeen el mismo.

Está claro que las farmacéuticas no son ONGs o entidades de caridad, pero es sospechoso que, antes de popularizarse, las dosis para las 17 semanas finales del embarazo costaban en farmacias 221 euros, y cuando se preparaba el compuesto en los laboratorios libremente una inyección de 17P no superaba los 13 euros.

Recordemos que el medicamento es la hidroxiprogesterona, o 17P, una hormona producida durante el embarazo. En 2003, el New England Journal of Medicine publicó un estudio que demostraba que al inyectárselo a 463 embarazadas con partos prematuros previos, solo un 36,3% había alumbrado antes de 37 semanas.

Tras el aumento desorbitado de precio, farmacéuticas, médicos, pacientes, aseguradoras y el Gobierno se movilizaron para detener este comportamiento de K-V cuanto menos poco ético.

La FDA, la agencia con competencias farmacéuticas del Gobierno federal, emitió un comunicado el 30 de marzo admitiendo que había cedido la licencia a K-V porque su medicamento (comercializado como Makena) es una dosis estéril inyectable y, en el caso de que hubiera riesgo de contaminación, hay más garantías de seguridad con un producto regulado.

Pero aun así, un farmacéutico con licencia puede sintetizar un medicamento, en este caso la hidroxiprogesterona, usando ingredientes que son componentes de otros medicamentos aprobados por la FDA.

En definitiva, es una lástima que la medicación para prevenir el parto prematuro se comerialice a precios prohibitivos intentando imponer un monopolio en este campo de la salud y habiendo otras alternativas más económicas, que espero que se extiendan en los casos de riesgo, por el bien de la salud del bebé.

Vía | El País Foto | xornalcerto en Flickr-CC En Bebés y más | Ejercicio para reducir el riesgo de parto prematuro, Bacterias en la placenta podrían provocar partos prematuros, Tratar la periodontitis en el embarazo reduce el riesgo de parto prematuro, La vacunación del bebé prematuro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos