Italia declara inconstitucional y discriminatorio imponer el apellido paterno a los hijos

Italia declara inconstitucional y discriminatorio imponer el apellido paterno a los hijos
Sin comentarios

Al parecer, la concienciación sobre todos los aspectos que atañen a la igualdad en la paternidad y en la crianza está avanzando en varios lugares del mundo. Una de las últimas muestras de ello proviene de Italia, país que ha declarado como "inconstitucional, discriminatorio y lesivo" el imponer el apellido paterno a los hijos cuando nacen, teniendo en cuenta que este hace parte fundamental de la identidad de una persona.

En este país solo se utiliza un apellido, y por ley -hasta ahora-, se utilizaba el del padre. Sin embargo, según informa La Repubblica, a raíz del caso de una pareja de Bolzano (una ciudad al norte de Italia), que decidió poner el apellido materno a su hijo pero no podían hacerlo porque las leyes se lo impedían, se ha desencadenado un cambio completo en la Constitución de ese país.

Imponer uno de los apellidos es discriminatorio

Registro

Tal y como ocurre en España desde 2017, en Italia ambos padres deberán ponerse de acuerdo a la hora de registrar a su hijo. Es decir, desaparece la opción por defecto y se obliga a que los padres hagan constar expresamente el orden de los apellidos en su solicitud.

Aunque es totalmente cierto, llama la atención que la sentencia que ha ordenado el cambio de la Constitución, califica la antigua ley como "discriminatoria". Unas palabras contundentes que deja claro que en este aspecto, al imponer el apellido del padre se violan varios artículos, especialmente aquellos el que se proclama que "todos los ciudadanos tiene la misma dignidad social y son iguales ante la ley sin distinción de sexo".

Esta sentencia afecta a todos los niños, hijas o hijos nacidos de un matrimonio, fuera de él o con los que son adoptados. Posteriormente se ha solicitado al Parlamento a regularla con una ley que la respalde y bajo la cual, de ahora en adelante, el hijo o hija asuma los apellidos de ambos progenitores en el orden que estos acuerden, excepto si deciden por su cuenta darle uno solo. Igual que ocurre en nuestro país, en caso de desacuerdo, será un juez quien decida.

Imagen | senivpetro

Temas
Inicio