El fruto seco antiedad muy popular en España que hay que comer a diario a partir de los 50. Previene la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares

El fruto seco antiedad muy popular en España que hay que comer a diario a partir de los 50. Previene la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los frutos secos son una parte esencial de una dieta saludable. Son llamados así porque tienen en su composición menos de un 50 % de agua, y su parte aprovechable, no es el fruto en sí sino la semilla.

Entre todos ellos, hay uno que destaca por ser muy popular en España y es especialmente recomendable a partir de los 50 años por sus propiedades antienvejecimiento.

Se trata del pistacho, que según la prestigiosa revista Nutrients, se trata de un "alimento poderoso para explorar su participación en la prevención de patologías prevalentes" al retrasar el envejecimiento celular.

Pistachos: protectores del envejecimiento y la diabetes

Es una de las proteínas vegetales más nutritivas debido a su alto contenido en grasas saludables insaturadas, antioxidantes, fibra; ser fuente de minerales como calcio, magnesio, zinc, potasio, fósforo y hierro, y de vitaminas como la vitamina C y la vitamina E, que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo.

De hecho, hay abundantes evidencias científicas de la actividad cardioprotectora que ejerce su consumo habitual y cada vez son más las pruebas de su posible efecto sobre el control del peso y la aparición de la diabetes.

Un estudio de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, ha descubierto que los pistachos juegan un papel fundamental para combatir la diabetes, ya que mejoran la resistencia a la insulina.

¿Por qué es importante consumirlos a partir de los 50 años?

pistachos

Pero el verdadero tesoro para prevenir el envejecimiento está en la coenzima Q10 (CoQ10), con gran poder antioxidante. La estructura química de esta molécula antioxidante es muy similar a la de la vitamina A y se encarga de producir energía en todas las células de nuestro organismo.

Se estima que las necesidades diarias de coQ10 es de unos 10 mg/día. Sin embargo, los estudios revelan que a partir de los 40 años nuestro organismo deja de producir un 25% menos al día, siendo necesaria la ingesta de alimentos ricos en CoQ10 como el pistacho.

Según la jefa del Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes, la Dra. Nieves Palacios, el pistacho presenta un alto contenido de coQ10: 1,2 mg/60 g, por encima de proteínas animales como la trucha asalmonada (1,05 mg/100 g) o la sardina (0,6 mg/100 g).

La coenzima Q10, junto con otros antioxidantes (vitamina C, vitamina E, vitamina D, cobre o zinc), podría ayudar a retrasar el envejecimiento celular y reducir la atrofia muscular, así como el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con la edad.

¿Es cierto que los pistachos engordan?

Debido a que poseen un alto contenido en grasa, muchas personas creen que los pistachos engordan, pero hay varios estudios que han derribado este mito si se consumen con moderación.

Así lo demuestra una investigación publicada en Nutrients, realizada durante 12 semanas a dos grupos de personas que consumieron de merienda 53 gramos de pistacho y 56 gramos de pretzels salados, respectivamente. Ambos grupos perdieron peso, pero el grupo suplementado con pistacho mostró una mayor reducción del IMC que el grupo suplementado con pretzel.

Otro estudio concluyó que las personas que consumían dos o más porciones de pistachos a la semana tenían un riesgo 31% menor de engordar en comparación con los que no los ingerían. De hecho, es un buen alimento para incluir en una dieta de control de peso.

¿Cuántos pistachos comer al día?

¿Cuál es una cantidad saludable de pistachos? La ración diaria recomendable para obtener todos los beneficios nutricionales que aportan los pistachos sin que aporten excesivas calorías, es de 30-40 gramos, lo que equivale a unos 40-50 pistachos de tamaño medio con cáscara. 

Conviene comerlos directamente de la cáscara o bien picarlos y añadirlos a preparaciones como arroz, salteados, espárragos o pescado al horno.

Temas
Inicio