El creador de los primeros bebés modificados genéticamente ha salido de la cárcel. La comunidad científica no se fía de sus intenciones

El creador de los primeros bebés modificados genéticamente ha salido de la cárcel. La comunidad científica no se fía de sus intenciones
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde hace algunos años, el tema de los bebés genéticamente modificados ha sido fuerte tema de conversación. Pero ha sido concretamente en noviembre 2018 cuando estalló la polémica, después de que un científico chino, llamado He Jiankui, anunció el nacimiento de las primeras gemelas a las que había alterado genéticamente para hacerlas inmunes al virus del Sida.

Sus declaraciones comenzaron una tormenta de opiniones negativas por parte de los expertos e incluso el Gobierno chino intervino, enviándolo a prisión. Tres años después, He Jiankui ha salido y la polémica ha vuelto.

¿Qué hizo exactamente este científico? Como comentábamos, en 2018 declaró que habían nacido dos bebés (un par de gemelas) modificadas genéticamente por él y su equipo, con la finalidad de hacerlas inmunes al virus del Sida. La respuesta de la comunidad científica no se hizo esperar, condenando las acciones de He Jiankui y cuestionando sus implicaciones tanto médicas como éticas.

¿Cómo terminó en prisión y por qué? La creación de bebés modificados genéticamente para la reproducción está prohibida por decreto nacional en China, por lo que el Gobierno concluyó que el investigador realizó ilegalmente el experimento en busca de fama y lucro personal. En 2019 se le declaró culpable de realizar prácticas médicas ilegales, y fue sentenciado a tres años de prisión.

¿Qué es lo que pretende hacer ahora? He Jiankui salió de la cárcel en abril del año pasado, pero en las últimas semanas ha vuelto a ser noticia tras las declaraciones publicadas en su cuenta de Twitter. En ellas, anuncia que ha iniciado un nuevo laboratorio independiente en Beijing enfocado en terapia génica, una técnica que pretende corregir las enfermedades hereditarias reemplazando los genes defectuosos con otros nuevos y saludables.

Según cuenta al medio WIRED, que entrevistó a He Jiankui vía correo electrónico, su intención es ayudar a familias con enfermedades raras, tratando a los miembros que ya las tengan. Es decir, sin hacer cambios para prevenirlas, como lo había hecho previamente con las bebés nacidas en 2018. "Están sufriendo. Quiero ayudarlos", escribe el científico.

Aparentemente la primera enfermedad que planea abordar es la distrofia muscular de Duchenne (DMD), un trastorno genético raro que afecta casi exclusivamente a los niños y causa una pérdida muscular gradual. No es claro en cómo pretende lograrlo financieramente, pero en Twitter ha publicado que espera recaudar 50 millones de yuanes (unos 6.8 millones de euros) y lanzar un ensayo clínico para esta enfermedad en 2025.

Además, el científico pretende lograr que la terapia génica sea más accesible, pues las pocas que existen suelen tener costes muy altos: "Las terapias génicas que desarrollamos serán ofrecidas por una organización sin fines de lucro y serán asequibles para la mayoría de las familias", asegura, aunque el medio señala que no especifica cómo planea hacerlo.

Desconfianza y comparaciones con Hitler. Tras sus acciones en años pasados, la comunidad científica no está muy conforme con las declaraciones de He Jiankui y se han puesto en alerta con su regreso a la ciencia.

"No querría a este tipo cerca de ningún tipo de ensayo clínico o en un contexto en el que se desarrollen y administren terapias a los pacientes", declara Kiran Musunuru, cardiólogo y experto en edición genética de la Universidad de Pennsylvania para Wired, también autor de un libro sobre la historia de la edición genética y las bebés china modificadas por He Jiankui.

Muchos desconfían de él por haber realizado experimentos ilegales en secreto, comparándolo incluso con los científicos nazis y consideran que es inapropiado que se le permita retomar su carrera científica como si nada hubiese ocurrido y sin ofrecer alguna clase de disculpa o rectificación oficial:

"Hizo experimentos ilegales y extremadamente poco éticos en secreto, y ahora quiere retomar todo como si nada hubiera pasado. No creo que la ciencia deba aceptarlo de regreso, al menos no sin que pase más tiempo y haya una indicación de que él entiende, acepta y reconoce que se equivocó", expresa Hank Greely, profesor de leyes en la Universidad de Stanford y autor de un libro en el que aborda la ética detrás de la edición genética.

¿Qué sucederá ahora? No hay duda que cada movimiento que realice será observado. Sin embargo, a pesar de sus detractores, el científico también ha encontrado apertura por parte de algunas personas. En marzo, visitará la universidad de Oxford en Inglaterra, en respuesta a la invitación que le ha hecho Eben Kirksey, antropólogo de la universidad y autor de un libro sobre las bebés que He Jiankui modificó, titulado "The Mutant Project" ("El proyecto mutante"). Según WIRED, el científico abordará los sucesos ocurridos en 2018 durante esa visita, de la cual aún no se conocen muchos detalles.

Foto de portada | He Jiankui via Wikimedia Commons

Temas
Inicio