Cada vez que tienes un orgasmo tu cuerpo y tu cerebro disfrutan de estos cinco beneficios

Cada vez que tienes un orgasmo tu cuerpo y tu cerebro disfrutan de estos cinco beneficios
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El sexo va más allá del orgasmo, bien que lo sabemos. Pero aquí nos centraremos en hablar de este momento de clímax, cuando nuestro cerebro disfruta de una explosión de sensaciones muy gratificantes (que refuerzan el deseo de volver a repetirlo).

Y es que, cuando experimentamos un orgasmo, nuestro cerebro se beneficia de ello. El psicólogo neoyorquino Barry Komisaruk, quien lleva 30 años investigando los beneficios del placer sexual, asegura para la BBC que durante el orgasmo hay un impresionante incremento del flujo de sangre y de oxígeno en la cabeza, ambos nutrientes muy beneficiosos para el cerebro.

Por otro lado, algunos estudios sugieren que los orgasmos pueden aliviar el dolor, mejorar el estado de ánimo y aliviar el estrés. Hemos seleccionado cinco de los grandes beneficios de tener orgasmos.

1) Disminuye el dolor y el estrés y potencia el placer

Durante un orgasmo, nuestro cerebro disfruta. Y es que libera un cóctel de neurotransmisores y hormonas del placer, incluyendo endorfinas y dopamina. Las endorfinas son conocidas como las "hormonas de la felicidad" porque reducen el dolor y generan sensaciones de bienestar, combatiendo el estrés o la ansiedad.

Además, y como curiosidad en relación al dolor, este estudio, realizado por un equipo de neurólogos de la Universidad de Münster, descubrió que la actividad sexual puede provocar un "alivio parcial o total" del dolor de cabeza en algunas migrañas.

Por otro lado, sabemos que la dopamina está asociada con el placer y la motivación. Esta liberación de neurotransmisores nos hace sentir eufóricos y nos ofrece una sensación de satisfacción.

2) Disminuye el estrés y la ansiedad

Como introducíamos en el punto anterior, los orgasmos también están vinculados a la reducción del estrés y la ansiedad. Durante el clímax, se produce una disminución de los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, lo que conduce a una sensación de relajación y calma.

Además, la liberación de endorfinas y dopamina potencia este efecto antiestrés, y esto nos ayuda a mejorar el estado de ánimo y a sentir más que nunca la sensación de bienestar general. Por otro lado, no olvidemos que practicar sexo también es hacer ejercicio, y nos cansamos, algo muy positivo para reducir el estrés.

3) Tu sistema inmunológico se fortalece

Otro beneficio del orgasmo a nivel fisiológico es que, se ha demostrado que los orgasmos regulares pueden fortalecer el sistema inmunológico. Durante el orgasmo, se producen cambios en la actividad de ciertas células inmunitarias, como los linfocitos, que ayudan a combatir las infecciones.

Además, la reducción del estrés y la ansiedad también nos ayuda a mejorar la función inmunológica, ya que el estrés crónico puede debilitar nuestras defensas naturales.

4) Te ayuda a dormir mejor

Los orgasmos también nos ayudan a dormir mejor. Otra ventaja de los orgasmos es su capacidad para fomentar un mejor sueño. Después del clímax, se produce una sensación de relajación y somnolencia debido a la liberación de endorfinas y otros neurotransmisores que inducen el sueño, como la serotonina.

Y así lo afirma la ciencia; según estudios como este, llevado a cabo por investigadores holandeses, la actividad sexual (y también la intimidad) pueden mejorar el sueño y el bienestar general tanto en hombres como en mujeres.

Por otro lado, el hecho de sentirnos relajados, después de "parar" tras un tiempo de ejercicio físico, y al estar con todo ese cocktail de hormonas, facilita que iniciemos el sueño y que éste sea reparador y de calidad.

5) Aumenta el vínculo emocional y la intimidad con tu pareja

Finalmente, sabemos que los orgasmos no solo tienen beneficios físicos, sino también emocionales (algo positivo para nuestro cerebro y nuestra mente). Durante el acto sexual, se liberan hormonas como la oxitocina, conocida como la "hormona del amor" u "hormona del apego", que promueve el vínculo emocional y la intimidad entre las parejas.

Así, la experiencia compartida e íntima del orgasmo permite cultivar y nutrir la conexión emocional y mejorar la satisfacción en la relación, algo que nos ayuda a sentirnos más conectados con nuestra pareja y que, de forma indirecta, también potencia emociones agradables.

Foto | Portada (Freepik)

Temas
Inicio