Compartir
Publicidad
Una mujer australiana amamanta a su hija de 6 años y no la vacuna porque su leche tiene "poderes especiales"
Lactancia

Una mujer australiana amamanta a su hija de 6 años y no la vacuna porque su leche tiene "poderes especiales"

Publicidad
Publicidad

¿Hasta cuándo se recomienda dar leche materna a un bebé o niño? Porque hasta hace unos años se decía que como mucho a los 6 meses, que después la leche es como agua y no alimenta, luego se empezó a decir que hasta el año, que luego la leche se transforma en agua, y finalmente que hasta los dos años mínimo y hasta que la madre y el niño decidan, que es lo que recomienda UNICEF, la OMS, la AEP, etc.

¿Hasta los 2 años? Ya hay gente que eso le parece excesivo, pero cada vez es más fácil ver a niños y niñas más mayores tomando pecho de sus madres. Niños de 3, 4 años, y los hay hasta de 6 años (y más), como es el caso de Maha Al Musa, una mujer de Australia que amamanta a su hija de 6 años, incluso en público, y que además no la vacuna porque dice que su leche tiene "poderes especiales". ¿Es normal? ¿Es recomendable? ¿Está loca esta mujer? Vamos a hablar de ello.

Las recomendaciones oficiales dicen...

Dicen los organismos en materia de salud que lo recomendable es que un bebé sea amamantado a demanda y de manera exclusiva hasta los 6 meses. A partir de ese momento, se inicia la alimentación complementaria y el bebé debe seguir siendo amamantado, pues hasta el año de vida se considera que la leche materna debe seguir siendo el alimento principal. Una vez el bebé cumple un año el volumen de alimentos debe ser mayor que el de leche materna, pero se aconseja que siga percibiendo leche materna al menos hasta los dos años, porque sigue recibiendo células inmunitarias (defensas), nutrientes diversos, probióticos y prebióticos, factores que ayudan al desarrollo y crecimiento del cerebro y otros órganos, etc. A partir de los dos años, se recomienda que sigan con la lactancia hasta que la madre o el niño decidan dejarlo.

Si nos fijamos, no hay un máximo. No se dice "hasta que la madre o el niño decida dejarlo, pero nunca más allá de los 5 años". Se dice que hasta que uno de los dos diga "ya no quiero más", y este momento es muy variable porque a veces es la madre la que decide que no quiere dar más el pecho mientras que otras veces es el niño el que decide dejarlo, a veces a los 2 años, a veces a los 3, a veces a los 4, a veces a los 5, a veces a los 6, y a veces, pues no lo deja. ¿Quiere esto decir que no lo dejará nunca? No. En algún momento dejará de hacerlo, básicamente porque un niño no vive por siempre con su madre (¡esto nos lleva a los 30-35 años!) y porque aunque la madre no diga nada, los niños suelen encontrar otras maneras de relacionarse con su madre, de estar a gusto con ella y de disfrutar de su compañía, momento que suele llegar en algún momento antes de los 10 años. Pero ojo, no lo digo como máximo en plan "máximo 10 años", sino como momento a partir del cual es muy poco habitual.

En Bebés y más hemos hablado alguna vez de este tema y sabemos, por la antropología, que la edad natural del destete de los humanos es entre los 2,5 y los 7 años. ¿Quiere esto decir que a partir de los 7 años ya es demasiado? Pues no, repito, no hay un máximo aconsejable. Eso es lo que dice la antropología mirando al pasado. Pero ahora no estamos en el pasado, estamos en el presente, y las costumbres cambian, así que ahora estas cifras pueden variar.

Pero esa leche, ¿ya alimenta?

¡Meeec! Error. Pregunta errónea. La gente suele preguntarse sobre cuánto alimenta o deja de alimentar la leche y los "expertos" opinar al respecto diciendo que "no tiene sentido, esa leche ya no alimenta". Para empezar, sigue siendo más beneficioso para la niña tomar la leche de su madre que tomar la leche de una vaca. ¿Acaso no damos a nuestros hijos de 6 años y más leche de vaca? Porque yo sí. ¡Si hasta yo la tomo, que tengo 36 años! Bebo leche de una vaca, madre, que a saber cuántos años lleva dando leche después de haber parido a su ternera. Lo mismo lleva 7 u 8 años dando leche y oye, ¡no se ha convertido en agua! Porque yo en los bricks de leche no veo que diga nada de "leche de vacas que llevan 2 años siendo ordeñadas" o "leche de vacas que llevan 5 años siendo ordeñadas". En las segundas esperaría leche más aguada, según la teoría de la leche materna, y sería más barata, pero es que esto no sucede: la leche no se transforma el agua, ni la de la vaca, ni la de la mujer.

Pero repito, pregunta errónea. Una mujer que da el pecho a su hija de 6 años no lo hace porque considere que su leche es mejor o peor, lo hace porque es una relación que ha establecido con la niña y se comunican y se aman de ese modo. Aun cuando la leche no alimentara (que alimenta), ellas seguirían haciéndolo.

¿Pero es normal? ¿Es recomendable?

Seisanoslactancia3

Si comparamos con la actualidad, es poco habitual. Si lo comparamos con hace unos siglos, seguro que es de lo más normal. Así que, como suelo decir, la normalidad no siempre define lo que está bien o está mal. En nuestro país, por ejemplo, es normal que los políticos sean corruptos. Son tantos que lo consideramos normal, pero eso no quiere decir que esté bien.

A la pregunta de si es recomendable, pues lo dejo en un "ni sí, ni no, ni todo lo contrario". Como ya he dicho, siempre será mejor que tomar leche de vaca. De hecho, ¿nos haríamos la misma pregunta si en vez de mamar, la madre se extrajera la leche y se la diera a su hija en un vaso cada mañana? Porque seguro que eso lo aceptaríamos todos mucho mejor. Quizás lo que rechina es el hecho de ver a una niña tan grande cogida al pecho de su madre. Entonces ya no estamos hablando de leche, sino del vicio, de lo mal que queda, de cómo puede eso afectar al desarrollo de una niña de esa edad. En ese caso tenemos que hacernos varias preguntas: ¿le afecta de alguna manera a nivel de autonomía? ¿Es ese el modo que tiene ella de gestionar los problemas? ¿En el colegio no es capaz de abordar los conflictos porque no tiene la teta de su madre?

Seguro que a la primera pregunta podemos responder que no le afecta, porque como leemos en Mirror, esta madre explica que le da el pecho un rato por las noches y siempre que la niña pide, y ella dice que le gusta porque "sabe como a caramelos". Es decir, la niña se centra en el sabor más que en el cariño de mamá o lo bien que está con ella. Seguro que lo disfruta, claro, pero ella lo explica así, que le gusta como sabe. A la segunda, seguro que podemos explicar que sí tiene otras maneras de gestionar los problemas que acudir a la teta de mamá para calmarse. Es una niña de 6 años y eso hace que sea mucho más racional y capaz que un niño de 2 o 3 años, así que seguro que tiene mucho más léxico y mucha más capacidad de relacionarse con su madre, su padre o con quien sea. Y a la tercera, pues sí, seguro que es capaz de vivir sin el pecho de su madre en el colegio y en cualquier parte.

Y si no fuera así, si se viera que es una niña con problemas de adaptación, de autonomía y de relación, entonces habría que trabajar con la niña, con la madre, con el padre y con el entorno en general, porque entonces el hecho de mamar un rato por las noches pasa a ser secundario y habría que buscar el problema real de ello, que seguro que es un problema mucho más grande e importante donde la teta pasa a ser una anécdota.

Así que aunque no es habitual, no me parece escandaloso ni poco recomendable. No son más que una madre y su hija siguiendo con una relación que empezaron hace 6 años. Seguro que desde que nació, su madre le da muchos besos, y que ahora aún lo hace. Seguro que cuando nació le daba abrazos y ahora también lo hace. Seguro que le decía lo mucho que la quería y ahora también lo hace. En este sentido, no hay diferencia. Le daba el pecho y le sigue dando, ahora mucho menos, hasta que la niña (porque la madre parece que no lo va a dejar) decida dejarlo. Y cuando lo deje, será seguramente por la presión externa, porque otros niños le dirán "¡Bebé!", porque se reirán de ella, porque la ridiculizarán. Entonces dirá que no quiere más y de nuevo se cumplirá aquello de que a veces el problema no lo tiene uno, sino los demás que son poco tolerantes con la diferencia.

¡Pero si dice que su leche tiene poderes!

Ya, ya. Ahí debería informarse un poco esta mujer, porque asegura que no necesita vacunar a su hija porque su leche tiene poderes. Si su leche tiene poderes, las de las mujeres de hace siglos, que amamantaban y cuyos hijos se morían de enfermedades que hoy se previenen con las vacunas, también los tenían. Pero no, sus hijos se morían y esos hijos hoy viven gracias a la higiene y gracias a las vacunas, porque por mucha higiene que tengamos hoy en día, si tu hijo coge según qué virus tiene riesgo de pasarlo muy mal.

La leche materna tiene muchas propiedades y defiende al bebé de muchos patógenos, pero no tiene súper poderes. Sabemos que un niño amamantado tiene menos riesgo de infección, que en caso de enfermar, su enfermedad dura menos días, que en caso de ingreso la estancia dura menos tiempo… pero como dijimos hace unos días, no son ventajas en realidad, sino lo normal, lo que pasa es lo contrario, que los niños que toman biberón tienen de media más infecciones, si enferman tardan más en curarse y en caso de ingreso, la estancia en el hospital dura más tiempo.

La leche materna continúa fuera el trabajo que hacía la placenta dentro, aportando defensas, pero eso no quiere decir que pueda salvar a los niños de coger ninguna enfermedad importante. ¿Acaso no tenéis hijos amamantados que sufren infecciones, bronquitis y resfriados? Pues si cogen estos virus, ¿cómo no van a coger el sarampión, la rubéola, la difteria, una meningitis o la poliomielitis, por poner algunos ejemplos? No hay nada que proteja ante ello más allá de las vacunas, así que, como digo, debería revisar la información que recibe y lee, porque está equivocada.

Resumiendo

No es habitual ver a madres que amamantan a sus hijos e hijas de 6 o más años, pero las hay, y no por ello tiene que haber más o menos problemas a nivel de relación con la madre o con otras personas. De hecho, si todo va bien, si hay respeto entre ambas y se dejan espacio para ser ellas mismas, seres individuales (lo que tiene que suceder en cualquier relación madre-hijo o padre-hijo), veo más probable que esta niña sea más independiente que otros niños de la misma edad cuyas madres, sin amamantarles, puedan ser más "helicóptero" (siempre sobrevolando a sus pequeños para que no les pase nada) o más sobreprotectoras.

Resumiendo entonces, a nivel de alimento, sigue siendo un buen alimento y mejor que la leche de vaca. A nivel emocional, no es más que una manera más de relacionarse con su madre, a añadir a los besos, risas, abrazos, llantos, diálogos, discusiones, juegos y besos. El único problema es el "qué dirán" y entonces el problema no siempre es de la madre y de la niña, sino de los que dirán lo que dirán.

En Bebés y más | Una mujer británica confiesa que amamanta a su hija de 6 años y explica que está sana y es feliz, "La edad natural del destete va de los 2 años y medio a los 7 años". Entrevista a la antropóloga Kathy Dettwyler, "Lo mejor para una mujer, su bebé y su familia no siempre será amamantar 5 años", entrevista a la antropóloga Kathy Dettwyler, La edad natural del destete

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio