Publicidad

Se niega a que le den analgésicos después de un accidente para amamantar al bebé (y nadie le dice que puede tomarlos sin problema)

Se niega a que le den analgésicos después de un accidente para amamantar al bebé (y nadie le dice que puede tomarlos sin problema)
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es maravilloso ver hasta dónde puede llegar una madre por su bebé, cómo puede quitarse de cosas que le harían estar mejor por no perjudicar a sus hijos, y esta historia es un claro ejemplo: el caso de una mujer que tras un accidente de coche rehusó que se le pusiera ningún analgésico para poder amamantar a su bebé del que os hablamos hace dos días. Le dolía mucho, pero aguantó estoicamente por su bebé.

Sin embargo, es lamentable que la madre se convierta casi en una heroína por un acto que no debería haber sucedido nunca, porque si los profesionales que la atendieron hubieran sabido que la lactancia es compatible con los analgésicos, ella no habría tenido que padecer dolor innecesariamente.

El dolor llegó a ser casi insoportable

Tal y como explicó Eva, Danni Bett, una mujer neozelandesa, viajaba en coche con su hija de dos meses Indi cuando sufrieron un fuerte accidente a las afueras de de Christchurch (Nueva Zelanda).

Al parecer perdió el control de su coche hasta estrellarse con una valla metálica. Llevaba el cinturón, pero la colisión fue tan fuerte que sintió al instante cómo la espalda y el cuello se lesionaban. El dolor llegó a ser casi insoportable, apenas se podía mover, pero enseguida pensó en su niña, que estaba sentada en su sillita, por suerte, muy tranquila.

Cuando llegaron los paramédicos las sacaron del coche con el máximo cuidado, por si había algún tipo de lesión de columna que pudiera dañar su médula al movilizarla. Ya en la camilla, inmovilizada, pero sufriendo el dolor de la lesión, avisó de que no quería que le administran ningún fármaco que pudiera pasar a la leche para poder amamantar a la niña.

En el hospital le sugirieron que le diera biberón

Ni corta ni perezosa, todo con el fin de tranquilizar a la pequeña, la amamantó incluso en la ambulancia. Al llegar al hospital, para poder ayudarla, le recomendaron que le diera a Indi un biberón en las siguientes horas, para que ella pudiera recibir algún tipo de calmante. Pero ella sintió que si lo hacía abandonaría de alguna manera a su hija en el que podría ser el día más traumático de su vida: con solo dos meses acababa de sufrir un violento accidente de coche y además recibiría un biberón por pensar antes en ella que en su bebé.

Ni la madre, ni los paramédicos, ni los médicos del hospital

Una bonita historia de una madre coraje que se estropea cuando lo más bestia del asunto es que ni la madre sabía que podía tomar analgésicos (que puede tener un pase, porque a veces no lo averiguas hasta que los necesitas), ni los paramédicos (que quizás sí podrían tener esa información, dado que son personal sanitario), ni los médicos y profesionales del hospital, que sí o sí deberían saber que una mujer que amamanta puede recibir analgésicos sin riesgo para su bebé.

Vamos, que a la pobre la tuvieron ingresada sufriendo dolor por un esguince en el cuello sin ninguna necesidad, debatiéndose entre lo que era mejor para ella y era lo mejor para su hija, y encima le dijeron que podría darle un biberón como solución.

Por cosas así está clarísimo que necesitamos, las madres necesitan, profesionales de la salud que sepan de lactancia. Porque aquí fue el dolor puntual de una madre, pero otras veces son infecciones, enfermedades y otros padecimientos que podrían solventarse si los médicos supieran de la compatibilidad de la mayoría de medicamentos con la lactancia. Y en muchas ocasiones, la madre acaba destetando al bebé porque no puede más, y todo sin necesidad. Pero como muchos no lo saben, cada día cientos de mujeres se van a casa con una consigna errónea: o le quitas la teta a tu bebé para que puedas tomarte los medicamentos que acabarán con tu padecimiento o te tendrás que aguantar.

Vía | Yahoo
En Bebés y más | ¿Podemos fiarnos de los pediatras a la hora de hablar de lactancia?, Ah, ¿pero es que los pediatras no son asesores de lactancia?‏, Mucho cuidado con las hojas de los pediatras y enfermeras: pueden acabar con la lactancia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios