¿Leche materna de color naranja o marrón? Es el síndrome de las tuberías oxidadas

¿Leche materna de color naranja o marrón? Es el síndrome de las tuberías oxidadas
Sin comentarios

Puede alarmar ver que nuestra leche tiene un color tan extraño, pero normalmente no hay motivo para asustarse. Lo que debemos saber es que el color de la leche materna no siempre es blanca (o amarillenta como la vemos) sino que a veces puede adquirir otras tonalidad, sin que esto suponga nada malo.

El síndrome de las tuberías oxidadas, calostro marrón o síndrome de rusty-pipe es una afección benigna de la lactancia materna en la que el color de la leche materna se torna naranja, marrón o de color óxido. Generalmente se da en ambos pechos, no es doloroso y afecta principalmente a madres que dan a luz por primera vez, bien durante los días previos al parto o durante los primeros días de lactancia.

Según publica la Revista de Pediatría de Atención Primaria que recoge un caso real, es algo muy poco frecuente y se recomienda no suspender la lactancia materna, pues es muy poco probable que afecte al bebé. Ocasionalmente, puede provocarle irritación o vómitos, y en ese caso deberá valorarse sustituir temporalmente la lactancia materna.

¿A qué se debe este color?

Este cambio de coloración se debe a la mezcla de la leche con sangre que se filtra de vasos sanguíneos frágiles que han crecido y se han desarrollado alrededor del tejido glandular. En los días previos al parto aumenta mucho el aporte de sangre al pecho. Esto puede hacer que se rompan pequeños capilares y al mezclarse con la leche ésta tome un aspecto marrón.

La leche también puede teñirse de un color rosado o rojo cuando hay grietas en el pezón, en casos de mastitis o a lesiones internas de los conductos debido a que el líquido blanquecino se tiñe con la sangre. Dependiendo de la cantidad de sangre, el color será más o menos intenso, incluso pueden verse hebras rosadas en la leche.

En estos casos puede que veamos al bebé regurgitar sangre o que sus cacas sean marrones/negruzcas.

¿Qué hacer?

Normalmente no hay que hacer nada pues el síndrome de las tuberías oxidadas se resuelve solo sin tratamiento entre los tres y siete días. A medida que aumenta la producción de leche se va normalizando el color.

Podemos ver el aspecto de la leche al tercer día donde todavía mantiene un color anaranjado, y al sexto día ya prácticamente con el color normal.

leche-tuberias-oxidadas
Síndrome de las tuberías oxidadas: aspecto de la leche extraída al tercer y al sexto día

Sin embargo, si pasado ese tiempo no mejorase hay que descartar otros problemas como grietas, mastitis, papilomas, traumatismos desapercibidos o cáncer de mama

Temas
Inicio