Compartir
Publicidad
Publicidad

La contaminación está afectando a la leche materna y a la calidad del semen del bebé

La contaminación está afectando a la leche materna y a la calidad del semen del bebé
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días hablamos de las recomendaciones relativas al mercurio que se concentra en los peces y hoy comentamos una noticia similar, porque de igual modo que ellos concentran mercurio nosotros vamos acumulando en nuestro cuerpo, a lo largo de nuestra vida, los tóxicos con los que convivimos.

Un estudio reciente realizado por el Instituto Marqués y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desvelado que la contaminación ambiental está provocando una mayor concentración de tóxicos en la leche materna que se transmite a los hijos y que puede provocar una baja concentración de espermatozoides en el esperma de los niños.

Dicho así da hasta miedo, sin embargo hay que tener en cuenta que lo que se observa en la leche es sólo un reflejo de la concentración de tóxicos que tenemos mujeres, hombres y que tendrán los niños (si no se mejora el medio ambiente) y que a pesar de esto la recomendación sigue siendo la misma: dar el pecho a los bebés de manera exclusiva hasta los seis meses y de manera complementada hasta los dos años, y a partir de ahí hasta que madre y/o hijo decidan.

Los tóxicos se acumulan en las grasas

Los tóxicos ambientales se acumulan en nuestras grasas corporales a medida que entramos en contacto con ellos a lo largo de los años. Esta concentración de tóxicos se transmite a los hijos durante la gestación y también durante la lactancia, pues es el tiempo en que algunos fluidos de la madre entran en contacto con el bebé (lo alimentan, de hecho).

Como muchas de las sustancias tóxicas se acumulan en las grasas es muy complicado medir el nivel de concentración de las mismas en sangre pero es muy fácil hacerlo en la leche materna, porque es un fluido rico en grasas. Por esta razón si quieres conocer el nivel de exposición de una población a una sustancia tóxica consigues leche materna de las mujeres que viven en el lugar, la analizas y así sabrás cuál es la concentración de tóxicos de todos ellos.

Para llevar a cabo el estudio, publicado en la Revista Internacional de Andrología se han medido las concentraciones de 38 sustancias químicas en 68 muestras de leche materna de 34 mujeres catalanas y 34 gallegas.

Resultados del estudio

En el estudio se observa que las mujeres catalanas tienen un nivel de tóxicos en la leche cuatro veces superior que las gallegas.

Según comentan los autores del estudio esta diferencia se explica de la siguiente manera:

En el estudio se aprecia una diferencia clara entre estas dos poblaciones, que relacionamos con la mayor industrialización en Cataluña y con ciertos hábitos de vida como la ingesta de alimentos envasados.

Sustancias que afectan a la calidad del semen

El problema de dicha concentración de elementos tóxicos en nuestros cuerpos es que algunos de ellos actúan como hormonas femeninas (tienen propiedades disruptoras endocrinas) y esto puede hacer que haya concentraciones bajas de espermatozoides en el semen, malformaciones genitales y daño testicular.

A pesar de ello, hay que seguir dando el pecho

Como he dicho, leyendo que algunas de estas sustancias (las más representativas son los bifenilos policlorados, contaminante ya prohibido pero que aún permanece en el ambiente, pesticidas organoclorados y retardantes de llama, prohibidos también hace 30 años) están en nuestro cuerpo y que pasan de madres a hijos podría parecer que una recomendación sería dejar de dar el pecho para evitarlo, sin embargo no es lo deseable.

Los mismos autores del estudio han comentado que “sigue siendo recomendable dar el pecho porque aporta defensas inmunológicas" lo cual es perfectamente lógico porque, como hemos dicho, el análisis de la leche no se hace para saber si es la culpable de los niveles de tóxicos de los bebés, sino para saber cómo está de contaminada toda una población.

Si los bebés de las madres catalanas tienen las mismas costumbres que sus madres, a su edad tendrán una concentración muy parecida de tóxicos en el cuerpo y por eso no tiene mucho sentido dejar de amamantar si luego va a recibir esos mismos tóxicos del agua, la comida y el medio ambiente.

En todo caso lo ideal es tratar de conseguir un medio ambiente más sano para todos y cuidar un poco más nuestra dieta, si es que no lo hacemos lo suficiente.

Vía | ABC Foto | Raphael Goetter En Bebés y más | Los químicos en la leche materna, Nuestros hijos nos acusarán: la infancia expuesta a tóxicos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos