Publicidad

Chupa chups con sabor a leche materna para comprar por internet

Chupa chups con sabor a leche materna para comprar por internet
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

"Uff, qué nervioso está este niño. Qué tiempos cuando le calmaba con el pecho y con dos 'chupaditas' se quedaba de lo más tranquilo", le dice una madre a la otra. "Mujer, pues dale un chupa chups de esos con sabor a leche materna", responde la otra.

Esta es la situación que imaginó el dueño de Lollyphile, una empresa que se dedica a fabricar chupa chups (bueno, caramelos con palo, que lo otro es una marca), al decidirse a fabricar una serie limitada dedicada a bebés y niños con sabor a leche materna (pero sin contenerla).

Jason Darling, que es el nombre del mencionado visionario, tuvo la idea al observar que muchas de sus amigas estaban teniendo niños y al ver que, sorprendentemente, con la leche materna se calmaban muy fácilmente. De hecho lo explica así:

Ellas estaban produciendo una leche tan deliciosa que conseguían transformar a un niño gritando furioso en uno dócil y contento.

Así que se hizo con diversas muestras de leche materna que utilizaron para tratar de copiar el sabor. Una vez logrado, crearon el caramelo.

La duda es, lógicamente, si la hipótesis de Darling es cierta, que el sólo sabor de la leche materna será suficiente para calmar a los niños. Está claro (o yo creo que está claro) que los niños que maman no se calman por cómo sabe la leche, sino por el acto de mamar. El niño llega a mamá, la abraza, ésta le abraza, se coge a su pecho, le huele, siente el calorcito de sus brazos, succiona y como consecuencia de todo ello se relaja.

Ahora bien, aunque no sea como él ha imaginado, es probable que haya añadido al sabor de la leche materna, tratándose de un caramelo, algo que le dé dulzor. No hace falta ser muy avispado para saber que cualquier niño que llora, si se mete un caramelo, deja de llorar para dedicarse a chuparlo. Es decir, es muy probable que un niño chupando uno de estos chupa chups de leche materna se tranquilice al instante, quizás más por ser un caramelo que por el sabor (aunque quién sabe, si el niño es capaz de relacionar el sabor con el de la leche que tomaba cuando mamá le daba el pecho, puede fortalecer el efecto calmante, ¿no?).

El caso es que si os apetece probarlas tendréis que ir a la página web de Lollyphile donde podéis conseguirlas a un precio de 10 dólares las cuatro unidades, o 24 dólares si pedís una docena (y si os aficionáis o le veis la utilidad, 58 dólares por una caja de 36).

Vía | Sipse En Bebés y más | Joyería hecha con la leche materna de mamá: el último grito en Estados Unidos, Baby Gaga, un helado de leche materna, Natillas, helados y queso de leche materna

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio