Pruebas en el embarazo: todos los controles prenatales que te harán, trimestre a trimestre

Pruebas en el embarazo: todos los controles prenatales que te harán, trimestre a trimestre
Sin comentarios

Los controles prenatales son muy importantes para un adecuado seguimiento del embarazo, saber que todo va bien, y que tu bebé se está desarrollando como debe. Son tan esenciales, que la OMS recomienda que las visitas de control del embarazo se dupliquen de cuatro a ocho.

Es necesario acudir a todos los controles y realizarte todas las analíticas indicadas para detectar y poder solucionar cualquier complicación en el embarazo como preeclampsia, diabetes gestacional, crecimiento retardado, etc..

Durante la gestación, hay una serie de pruebas que te realizarán según la etapa de embarazo. Te detallamos las pruebas prenatales que te harán trimestre a trimestre para controlar tu embarazo.

Pruebas médicas en el primer trimestre 

Apenas te enteras que estás embarazada, deberás pedir una primera cita con tu médico para confirmar el embarazo y realizar las primeras pruebas del embarazo. Más adelante, hacia el final del primer trimestre, se realizarán las pruebas para detección de anomalías cromosómicas. Te las detallamos todas aquí:

Analítica de sangre del primer trimestre

La primera analítica sirve para conocer grupo sanguíneo y factor Rh; conocer el número de glóbulos rojos, blancos y plaquetas; concentración de azúcar en sangre; determinar si la embarazada es portadora del virus de la hepatitis B o C; detectar anticuerpos de toxoplasmosis, sífilis rubéola y VIH.

Ecografía del primer trimestre

Además de la primera ecografía que pueden realizarte al comienzo del embarazo para confirmar el embarazo, durante el primer trimestre te realizarán una ecografía, alrededor de la semana 12 (entre las semanas 10-14), en la que se controla el crecimiento del bebé y se realiza la medición del pliegue nucal.

Triple screening

En el mismo periodo, hacia el final del primer trimestre o en algunos casos a comienzos del segundo, se realiza el triple screening, también llamado triple test, una prueba que se realiza a la embarazada para detectar posibles anomalías cromosómicas. Se trata de un análisis de sangre que se le realiza a la madre  y que permite comparar tres sustancias producidas por la placenta y el embrión: la alfafetoproteína, la gonadotropina coriónica y el estriol libre.

Estos valores bioquímicos se cruzan con los datos procedentes de la medición de la translucencia nucal (pliegue nucal) del feto determinada por ecografía y se ponderan en función de datos demográficos (edad de la madre, raza, peso, si es fumadora, o tiene diabetes) arrojando un algoritmo de control que mide las posibilidades que existen de que el feto tenga una anomalía.

Cuando los valores son menores a 1:250 se recomienda realizar una biopsia coriónica o una amniocentesis para obtener datos más concluyentes.

Pruebas médicas en el segundo trimestre

pruebas-prenatales

Analítica de sangre del segundo trimestre

Otra vez se controla el número de glóbulos rojos y los valores de hemoglobina y hematocrito para controlar el estado de anemia de la madre, anticuerpos de la toxoplasmosis y test de Coombs indirecto que permite detectar la presencia de anticuerpos relacionados con la enfermedad hemolítica.

Test de O´Sullivan

Una de las pruebas más importantes que se realiza en el segundo trimestre, entre la semana 24 y 28 de gestación, es el test de O'Sullivan, que es una prueba encargada de medir la glucosa en sangre.

La embarazada debe beber una solución de 50 g de glucosa al 25% en 200 cc, y a la hora se le realiza una extracción sangre para analizar cuál es su nivel de glucosa en sangre. Si los resultados de esta prueba son inferiores a 140 md/dl de glucosa en sangre (7,8 mmol/l), se descartaría la presencia de diabetes gestacional.

Pero si son iguales o superiores a 140 md/dl de glucosa en sangre, se debe realizar otra prueba llamada Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG) o curva de glucosa larga.

Curva larga de glucosa (TTOG)

La prueba de la curva larga de glucosa o TTOG Una vez que la embarazada llega al hospital para hacerse la prueba se le extraerá una muestra de sangre en ayunas, y a continuación se le dará a beber una solución de 100 gramos de glucosa. Las extracciones de sangre se repetirán a los 60 minutos de haber tomado la glucosa, a los 120 minutos y a los 180 minutos. Es decir, cuatro extracciones en tres horas. Es necesario acudir con un ayuno de entre ocho y 12 horas.

Ecografía morfológica de la semana 20

La ecografía de la semana 20 es la más importante en el embarazo, ya que permite ver con detalle el crecimiento fetal, valorar el latido cardíaco, los movimientos del feto, su morfología y observar sus órganos internos.

Si no se ha visto antes, es muy probable que en esta ecografía se pueda conocer el sexo del bebé.

Añadida a esta ecografía, encontramos las ecografías 4D y 5D que se pueden realizar en cualquier momento del embarazo, pero se recomiendan entre las semanas 24 y 30 pues la proporción de líquido amniótico y el tamaño intermedio del bebé permiten visualizarlo mejor.

Pruebas médicas en el tercer trimestre

pruebas-tercer-trimestre

Analítica de sangre del tercer trimestre

Al final del embarazo se vuelve a realizar un hemograma para valorar la presencia y grado de anemia, así como pruebas de coagulación para valorar el riesgo de hemorragia en el momento del parto y la posibilidad de aplicar anestesia epidural.

Prueba de estreptococo B

Entre las semanas 35 y 37, se le realiza un análisis rutinario a la embarazada para saber si tiene infección por estreptococos del grupo B, lo que se conoce como Prueba del Estreptococo.

Se realiza de manera similar a una citología vaginal. Se toman muestras de células de la parte inferior de la vagina y recto y se envían a un laboratorio para que crezcan en un cultivo que permitirá identificar si la bacteria del estreptococo está presente.

Ecografía del tercer trimestre

La ecografía del tercer trimestre, la última antes del parto, se realiza entre las semanas 32 y 36 de embarazo y permite conocer información sobre el parto.

Se valora el crecimiento fetal, el estado y el grado de maduración de la placenta; la cantidad de líquido amniótico para detectar si existe exceso (polihidramnios) o déficit (oligohidramnios); estimar el peso del bebé y su posición en el útero.


En Bebés y más | Embarazo de la semana 1 a la semana 40: todo lo que sucede desde la concepción al nacimiento

Temas
Inicio