Compartir
Publicidad

Pregorexia o mamirexia: embarazadas y extremadamente delgadas

Pregorexia o mamirexia: embarazadas y extremadamente delgadas
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La talla XS llega a las tiendas premamá. Sólo si las vemos de frente o de costado se aprecia que están embarazadas por el volumen de la tripa. Pero el resto de su cuerpo está extremadamente delgado.

Mamirexia o pregorexia es un término referido a la moda de las mujeres embarazadas que quieren estar extremadamente delgadas, también conocido como anorexia de las embarazadas.

Y no estamos hablando de mujeres que por su constitución son delgadas y se siguen manteniendo así durante el embarazo, lo cual no es signo de mala salud mientras el bebé gane el peso suficiente. Se trata de un estado enfermizo, obsesivo, por el que las futuras mamás hacen cualquier cosa con tal de mantenerse delgadas, poniendo en riesgo su salud y la del bebé.

En el sector más exclusivo de Nueva York, el Upper East Side, esta nueva tendencia está asustando a los expertos de la salud, que no ven con buenos ojos cómo cada vez más las embarazadas hacen de todo con tal de no perder su figura. La llaman, “mommyrexia” para plasmar una obsesión que escapa de todo lo saludable con tal de mantenerse guapas.

Los clichés (que por fortuna no están tan bien vistos como hace unos años) de las súpermodelos tan delgadas como símbolo de belleza tienen mucho que ver en esto. La obsesión por recuperar la figura tras el parto, también.

Pero se puede estar guapa y embarazada sin necesidad de mantener el peso o perder kilos. Se suele decir que la mujer embarazada está más reluciente, más hermosa, y seguro que no es porque adelgace.

La influencia de las famosas

Celebridades como Angelina Jolie y Nicole Kidman en su momento o Victoria Beckham en la actualidad tienen su parte de “responsabilidad” en esta tendencia, ya que se muestran muy delgadas en sus embarazos. No obstante, hay que decir que no tan horribles como el dibujo que ilustra esta entrada (aunque alguna foto menos favorecedora sí nos las muestran poco saludables).

Pero el hecho de que ellas mismas, como otras mujeres (por su influencia o no) primen su aspecto a su salud o la de sus hijos da cuenta de que se trata de un problema de buena parte de la sociedad y los valores que nos mueven. Todas se convierten en víctimas.

Las “víctimas” de esta tendencia son mujeres cuya belleza es parte de su atractivo, las mujeres que temen perder la atención de su pareja o de los medios, según un psiquiatra que trata a famosos con desórdenes alimenticios.

Pero también hay otras víctimas. Lo peor es que, incluso llegando a buen término el embarazo y después de dar a luz es probable que ignoren a su bebé e incluso se resientan con él, al verlo como el causante de sus preocupaciones, de los inevitables cambios en su cuerpo.

La mamirexia o pregorexia, la anorexia de las mujeres embarazadas, es una moda preocupante que esperamos que no se extienda. Y, como hemos hecho en otras ocasiones, reivindicamos a las embarazadas que lucen su tripa con orgullo, porque esa felicidad es lo que da la belleza y las convierte en mujeres radiantes.

Vía | Emol
Imagen | Timepassguru
En Bebés y más | El sexo durante el embarazo: beneficios para todos, Antes muerta que sencilla (incluso embarazada), Tu mujer embarazada no será como imaginas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos