Publicidad

Las embarazadas que no trabajan tienen bebés más saludables

Las embarazadas que no trabajan tienen bebés más saludables
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Las tasas de paro son cada vez más elevadas, los despidos pueden producirse cada vez con menos problemas para los empresarios y todo ello, aderezado con la crisis económica en la que vivimos hace que haya más mujeres embarazadas sin trabajo. Algunos investigadores han creído conveniente estudiar cuál puede ser la salud de los bebés en esta época y han llegado a una conclusión que podría sorprender un poco, pero que tiene cierta lógica: las embarazadas que no trabajan tienen bebés más saludables.

Las autoras del estudio, que tiene como título principal "¿Es bueno nacer en malos tiempos?", partían de la hipótesis de que un empeoramiento de la situación económica puede afectar a la salud de las mujeres embarazadas y, en consecuencia, perjudicar a los niños. No iban mal encaminadas del todo, pero la primera consecuencia parece ser la contraria.

Las embarazadas que no trabajan tienen más tiempo para cuidarse

Para resolver un poco el tema y arrojar un poco de luz, la razón principal de que los bebés tengan mejor salud al nacer es la siguiente: cuando las mujeres embarazadas están en paro tienen más tiempo para dedicarse a sí mismas. Pueden hacer más comidas caseras, tienen tiempo para hacer ejercicio, no padecen estrés laboral y pueden acudir al médico a resolver dudas.

Las investigadoras hicieron uso de los datos de la Encuesta de Población Activa española para calcular la tasa de desempleo entre los años 1980 y 2010. Cruzaron entonces estos datos con los nacimientos de bebés según provincias y años, valorando el peso al nacer, la prematuridad y la mortalidad infantil.

Vieron que las diferencias a nivel de salud eran significativas, a favor de los hijos de madres que no trabajaban. Ahora bien, las mismas autoras del estudio comentan al respecto que si la falta de trabajo repercute en unos niveles de renta muy bajos, tanto que aumenta el nivel de estrés materno y empeora su dieta, los resultados pueden ser muy diferentes.

En palabras de Libertad González-Luna, autora del estudio:

En nuestro trabajo encontramos que, incluso comparando los hijos de una misma madre, aquellos que nacen en épocas de recesión económica nacen más sanos que sus hermanos que nacen en épocas de bonanza [...] Cuando el paro sube, en promedio, las mujeres en edad de concebir reportan mejor estado de salud física, duermen más, beben menos alcohol y tienen un índice de masa corporal menor.

Las culturas más avanzadas lo tienen peor

Por norma general, las culturas más avanzadas lo tienen peor. Cuanto más crece una sociedad, cuanto más trabajo hay, cuanto más se prima el trabajo, el desarrollo y el impulso social y económico, peor, porque mayor es el estrés de los padres, peor su alimentación y, en consecuencia, peor la salud de los bebés y mayores los índices de prematuridad.

Hace unos años, en el Hospital del Mar, un hospital de Barcelona en el que hay mucha población inmigrante, mayormente llegada de Marruecos, y ante la sensación de que hacían un uso excesivo de los servicios médicos y para conocer su realidad, hicieron un estudio. Además de darse cuenta de que no era real que utilizaran los servicios de urgencias más que la población autóctona, vieron que las mujeres árabes tenían más bebés a término que, en general, tenían un mejor estado de salud (menos prematuros y bebés con mayor peso al nacer). La razón, la explicación, fue que ellas tenían un nivel de estrés más bajo que las españolas y unas costumbres más caseras a la hora de alimentarse.

Curiosamente, un estudio muy similar se llevó a cabo en Alemania cuando una oleada de españoles emigraron en busca de trabajo. Allí se dieron cuenta de lo mismo: las mujeres españolas en Alemania tenían menos bebés prematuros y éstos eran más sanos y grandes al nacer. No era una cuestión, de nuevo, de etnia (los alemanes yo diría que son de media más altos que los españoles), sino de nuevo de estilos de vida.

Todo esto nos lleva a la gran pregunta: ¿De verdad estamos progresando? Porque parece que cuanto más avanzamos como sociedad, peor salud tenemos los ciudadanos.

Vía | RTVE
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Estrés en el embarazo: ¿puede afectar a mi bebé?, Algo bueno tenía que tener la crisis: aumentan las tasas de lactancia materna, La crisis, ¿enemiga de la buena alimentación?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios