Compartir
Publicidad

La mala calidad del aire que respira la embarazada relacionada con bajo peso al nacer

La mala calidad del aire que respira la embarazada relacionada con bajo peso al nacer
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los contaminantes del oxígeno que respira la madre también le llegan al bebé a través de la sangre del cordón umbilical. Por tanto, la calidad de aire que respira la embarazada mientras un nuevo ser está creciendo en su interior tendrá mucho que ver con su desarrollo.

Pekín, debido a sus altísimos niveles de contaminación, es un buen caso de estudio para para hablar de este tema. Así lo ha creído un equipo de investigadores liderado por David Rich, epidemiólogo de la Universidad de Rochester (EE UU), que recopiló datos sobre 83.672 nacimientos a término (entre 37 y 42 semanas de edad gestacional) de mujeres de cuatro distritos urbanos de esa ciudad. Como conclusión de ese estudio, se constató, una vez más, que la contaminación del aire está relacionada con bajo peso al nacer en los niños.

Durante los Juegos Olímpicos de 2008 mejoró notablemente la calidad del aire. Durante esos meses, las concentraciones de contaminantes descendieron entre un 20% y un 60%, por lo que los investigadores aprovecharon esa ventana de tiempo para comprobar si esa mejora de la contaminación tuvo algún efecto en las mujeres que estaban embarazadas en ese momento.

Efectivamente, el estudio publicado ahora en Environmental Health Perspectives, encontró que los bebés nacidos en 2008 pesaron de media 23 gramos más que los de los años 2007 y 2009. Probablemnte parezca poco, pero si se tiene en cuenta que sólo se trató de una mejora de la calidad del aire de entre seis y siete semanas, demuestra que la contaminación del aire tiene mucho que ver en el peso que aumenta el bebé en el embarazo, especialmente hacia la última etapa, cuando gana peso más rápidamente y se acelera el desarrollo de los sistemas nervioso central, cardiovascular y musculoesquelético.

En la misma línea de esta hipótesis, ya habíamos hablado de las ventajas que tienen las mujeres que viven en zonas verdes durante el embarazo, donde hay menos nacimientos prematuros, frente a los entornos urbanos con ruidos, contaminación y poco verdor.

Sin duda, aunque no se le de tanta importancia, el entorno y la calidad de aire que respira la embarazada tiene efectos significativos en el desarrollo del bebé por nacer condicionando su salud a futuro.

Foto | iStockphoto
Vía | El País
En Bebés y más | Queda demostrada la relación entre la contaminación y el bajo peso al nacer, Se asocia el autismo con la exposición a la contaminación al final del embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio