Compartir
Publicidad

¿Humor de ginecólogo?

¿Humor de ginecólogo?
Guardar
124 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No puedo comprender como esto puede suponerse gracioso precisamente para el colectivo médico que debe atender a las mujeres en sus partos: los ginecólogos, unos profesionales de los que se esperaría mayor sensibilidad y respeto hacia los problemas de sus pacientes. Pero parece que a los editores del boletín de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia le parece muy gracioso hacer chistes que denigren y humillen a sus pacientes, se ve que eso es el “humor de ginecólogo” para algunos.

Esta mañana me he levantado leyendo la nota que publica la Asociación El Parto es Nuestro sobre estos chistecitos y me he quedado de piedra cuando he sido consciente que quienes se supone que se burlan con ellos son esos médicos en los que deberíamos confiar en nuestros embarazos y partos,. “Un toque de humor” a costa de nuestros cuerpos expuestos, de nuestros sentimientos y nuestra inteligencia. Me parto de risa con este “humor de ginecólogo“.

Las viñetas, a cual peor, podéis verlas en la página de El Parto es Nuestro. Me he quedado helada. No las pongo todas, porque hay algunas que pueden herir la sensibilidad de las mujeres que mañana tendrán que ir a una consulta.

Se trata de las viñetas humorísticas que plagan el boletín electrónico de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia). No es que me asombre especialmente, pues alguna vez sus directivos me han causado verdero rechazo con declaraciones nada afortunadas y que revelan una visión de la profesión y de las mujeres anacrónica y despectiva según todos los criterios, sociales y médicos. Parece que a los editores del boletín y al autor de las viñetas les parece muy gracioso reirse de sus pacientes.

Y, aunque se que la mayoría de los ginecólogos compartirán mi indignación hacia lo supuestamente gracioso de la denigración de la mujer y están abriendo otros caminos en la atención y tienen otra sensibilidad, la aparición de estas viñetas me ha parecido un signo del machismo y atraso que, parece ser, algunos ginecólogos siguen padeciendo. En vez de reirse humillando seguro que pueden hacer cosas más útiles, quizá reciclarse un poco o hacer algún cursillo de atención al paciente.

Cúrense del machismo, señores. Y, por supuesto, retiren estos chistes y pidan perdón a las mujeres. Este humor de ginecólogo no hace ninguna gracia. Han quedado ustedes retratados.

Via | Asociación El Parto es Nuestro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos