Publicidad

Estoy embarazada, ¿cuándo podré saber el sexo de mi bebé?

Estoy embarazada, ¿cuándo podré saber el sexo de mi bebé?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando se confirma el embarazo, y una vez sabemos que todo marcha bien, conocer el sexo del bebé suele ser una de las grandes inquietudes de los futuros papás. Y aunque hay quien decide aguantar las ganas de conocer este detalle y esperar al momento del parto, la mayoría desean saber cuanto antes si el bebé que esperan es niño o niña.

Y es que para muchos, conocer el sexo de su bebé les ayuda a estrechar su vínculo, hacer una primera presentación a familiares y amigos, elegir su nombre o comprar su ropita, por eso se preguntan impacientes: ¿en qué momento del embarazo sabré si el bebé que esperamos es niño o niña?

¿Cuándo se forman los órganos sexuales del bebé?

Los seres humanos tenemos 23 pares de cromosomas en cada célula. Uno de los pares de cromosomas es el que lleva la información relativa al sexo, siendo XX las mujeres y XY los varones. Las células sexuales sólo tienen un cromosoma. En el caso de la mujer, al ser XX, los óvulos serán siempre "X". En el caso del hombre, pueden ser el uno o el otro, es decir, los espermatozoides pueden ser "X" o "Y".

En el momento en que se produce la concepción ya se determina si ese bebé que va a comenzar a desarrollarse tiene carga genética femenina o masculina. Sin embargo, sus genitales empezarán a desarrollarse más tarde

Todos los embriones (sean genéticamente femeninos o masculinos) tienen una protuberancia en el área genital llamada tubérculo genital. A partir de la semana 9 de gestación, y a lo largo del primer trimestre, esta protuberancia irá desarrollándose hasta convertirse en el pene, en el caso de los niños, o la vulva, en el caso de las niñas. Pero, -y según veremos más adelante-, distinguir por ecografía si es una cosa u otra no será posible hasta más entrado el embarazo.

Los niños completan el desarrollo de sus órganos genitales en las últimas semanas de embarazo, con el descendimiento de los testículos al escroto. Por eso, los bebés que llegan al mundo de forma prematura suelen presentar problemas de testículos no descendidos que en ciertos casos deben solucionarse mediante cirugía.

Por su parte, las niñas completarán su desarrollo genital en torno a la semana 18 de embarazo.

¿Es posible influir en el sexo que tendrá el bebé?

sexo del bebé

A la hora de hablar del sexo del bebé es posible preguntarse, ¿quién o qué determina si el bebé que esperamos será niño o niña? ¿Puede la pareja influir de algún modo, en el sexo que tendrá su bebé?

Lo cierto es que existirían dos formas de aumentar las posibilidades de tener un niño o una niña:

  • Por un lado, programando las relaciones sexuales para que tengan lugar en un momento determinado del ciclo.

Y es que los espermatozoides con carga genética X son más grande, fuertes y resistentes en condiciones adversas o ácidas, pero también son más lentos. Esto hace que sobrevivan más tiempo. Por el contrario, los espermatozoides con carga genética Y son más pequeños, rápidos y requieren condiciones de mínima adversidad, por lo que aunque llegan antes a su objetivo que los X, también mueren antes.

Por ello, si una pareja tiene relaciones sexuales el mismo día de la ovulación, las probabilidades de concebir un niño son más altas, mientras que si mantienen relaciones dos días antes de la ovulación, aumentarán las probabilidades de engendrar una niña.

También se ha evidenciado que el estrés materno en el momento de la concepción podría influir en el sexo del bebé, pues existiría casi el doble de probabilidades de engendrar una niña. Lo mismo ocurriría con la presión sanguínea de la mujer antes de la concepción, ya que según las investigaciones se ha determinado que una presión arterial de 106 mm Hg predeciría un niño, mientras que una presión de 103 mm Hg predeciría una niña.

¿Cuándo se puede ver el sexo del bebé mediante ecografía?

ecografía del bebé

Muchas madres esperan ansiosas conocer el sexo de su bebé en la ecografía del primer trimestre o de las 12 semanas. Sin embargo, es todavía muy pronto para que los órganos sexuales del bebé puedan verse con claridad y el médico distinga si se trata de un niño o una niña.

En aquellos casos en los que se le hace a la mujer más de una ecografía por trimestre, podría ser posible determinar el sexo entre las semanas 14 y 16, siempre que la postura del bebé lo permita y no esté dando la espalda al ecógrafo o tenga las piernas cruzadas. Aún así, a veces resulta tan confuso que los médicos prefieren no pronunciarse al respecto.

En la mayoría de las ocasiones no es hasta la ecografía de las 20 semanas cuando se puede confirmar con mayor seguridad el sexo del bebé. Esta ecografía es una de las más importantes del embarazo, pues tiene como objetivo identificar posibles malformaciones fetales, tanto graves como leves, así como analizar los movimientos del bebé, la placenta, el líquido amniótico, el corazón y resto de órganos internos del bebé.

En definitiva, se trata de una ecografía especial y que lleva más tiempo que las demás, por lo que aunque su objetivo no es conocer el sexo del bebé, hay más probabilidades de que este se deje ver y nos muestre si es un niño o una niña.

¿Puede fallar la predicción por ecografía?

Como acabamos de mencionar, a partir de la semana 20, y siempre que la posición del bebé en el útero no obstaculice la visión, es posible determinar su sexo con gran precisión, pero no al cien por cien. Y es que, aunque no suele ser habitual, la imagen que muestra la ecografía puede llevar a equívocos a la hora de predecir el sexo, al confundir el pene del niño con el cordón umbilical, o si los genitales no están todavía muy desarrollados, por ejemplo.

No en vano, en Bebés y Más nos hemos hecho eco en alguna ocasión de historias de padres que esperaban que su bebé tuviera un sexo concreto y el día del parto descubrieron que la ecografía había fallado.

Otros métodos científicos para determinar el sexo del bebé

ecografía

Aunque la ecografía suele ser el método más habitual para conocer el sexo del bebé, también es posible saberlo mediante la realización de otro tipo de pruebas médicas:

  • Análisis de sangre materno: consiste en extraer una muestra de sangre de la madre para analizar los fragmentos de ADN no celular en el plasma, procedentes del feto. A partir de la séptima semana de embarazo, la presencia de estos fragmentos en la sangre de la madre son suficientes para evaluar, en más del 95% de los casos, si el feto es portador del cromosoma Y (con lo que sería un varón) o no (de modo que sería mujer)

  • Amniocentesis: es una prueba invasiva que consiste en la extracción de líquido amniótico con células fetales. Se realiza para detectar problemas congénitos en el bebé, como el síndrome de Down, de Edwards o de Turner, entre otros, y también permite conocer el sexo.

  • Posición de la placenta: también conocido como el método Ramzi (nombre del ginecólogo que lo descubrió) se basa en la posición de la placenta respecto del feto para conocer el sexo del bebé incluso desde la primera ecografía. Asegura que presenta un 97% de fiabilidad aunque no se vean los genitales, si bien la mayoría de médicos se muestra bastante escéptico con esta teoría.

¿Se puede predecir el sexo del bebé antes de que el médico lo confirme?

Para algunas familias, el deseo de saber si el bebé que esperan es niño o niña es tan grande que les resulta difícil esperar a la confirmación del médico, por lo que tratan de averiguarlo mediante el uso de otros métodos no científicos.

Así, la tabla china, la tabla maya, el calendario lunar o incluso los antojos de la embarazada, se convierten en herramientas que ayudan a saciar la curiosidad de los futuros papás, a pesar de que estas carezcan de todo tipo de fiabilidad y se basen únicamente en probabilidades y estadísticas.

La forma de la barriga es otro de los mitos extendidos en torno a la predicción del sexo del bebé. Y aunque hay gente que realmente cree que una tripa redonda se corresponde con una niña y una de pico con un niño, lo cierto es que la forma de la barriga depende de otros factores como la fisonomía de la madre, el tamaño y la posición del bebé dentro del útero, la implantación de la placenta...

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Genitales del recién nacido: lo que es normal y lo que no en los bebés, Segundo trimestre del embarazo: estos son los cambios que tú y tu bebé experimentareis en esta etapa, Esperar un hijo del sexo masculino aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo, como preeclampsia o diabetes

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio