Compartir
Publicidad

Un consejo por si la ecografía falla: no compres nada azul ni rosa

Un consejo por si la ecografía falla: no compres nada azul ni rosa
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días Lola nos explicó el caso de una pareja que pasó todo el embarazo pensando que su bebé era una niña y al nacer resultó ser un niño. La cara que se le quedó a la madre fue todo un poema, tanto que se hizo viral y será para siempre una anécdota graciosa que puedan explicar a sus familiares y amigos.

Pero no es el único, porque esto pasa más veces de las que creemos. El año pasado otra pareja esperaba a Harry y resultó ser Lola, y la sorpresa no solo hizo que tuvieran que cambiar solo el nombre, sino que se encontraron con un montón de cosas de bebé azules, que no iban a utilizar. Por eso el consejo de hoy es: no compres nada azul ni rosa.

El nombre es lo de menos

Porque uno piensa que menuda sorpresa, que llevas todo el embarazo pensando que es de un sexo y de repente, al nacer, resulta que es de otro. Y se dice "alucinaría si me pasara", pero piensa que lo más que te llevas es la amarga sensación de que te han cambiado al niño, o engañado, porque te habías hecho a la idea de que iba a ser otra cosa, pero que le vas a querer igual, obviamente, y que bueno, tan solo supone cambiar el nombre.

¡Pero no! No, porque los padres de Harry, que acabó siendo Lola, habían gastado cientos de libras en ropa y accesorios y sus parientes habían preparado regalos acordes al sexo del bebé.

¿Y la habitación?

Contad con la ropa del bebé, la ropa de cama, el color del cochecito, el de la pared de la habitación... ¡puede ser un gasto increíble que luego no sirva! Así que aunque parezca absurdo porque no es algo que suceda muy a menudo (el 95% de las interpretaciones realizadas en la semana 20 son acertadas), el consejo es que no compres nada rosa ni azul. Que sí, que la culpa es nuestra por asociar los colores al sexo, pero es que estamos tan acostumbrados y educados en base a esa directriz que si llevas a una niña con cosas de color azul te mirarán raro, y si llevas a un niño con cosas de color rosa, también. Y eso no es todo, es que tendrás que andar dando explicaciones, y eso es bastante agotador.

Así que lo ideal es comprar cosas de colores neutros, o mixtos, como naranjas, verdes o amarillos, que hay cosas preciosas en tonos pastel, y así tendrás un doble beneficio: si algún día tienes otro bebé podrás volver a utilizarlo todo. Ah, y ¡no tendrás que volver a pintar la habitación del bebé de otro color!

Foto | iStock
En Bebés y más | ¿Cómo saber si será niño o niña?, ¿Niño o niña? ¿Quién determina el sexo del bebé: el azar, la madre, el padre, Dios...?, Cuando deseas tener un niño y es una niña (o viceversa)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio