Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuidar la piel de la embarazada durante el frío

Cuidar la piel de la embarazada durante el frío
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El frío constituye uno de los factores más perjudiciales para la piel que se seca y se agrieta, tiende a enrojecer y se vuelve más sensible y reactiva. Ello, unido a la mayor sensibilización de la epidermis durante el embarazo, hace recomendable que las mujeres embarazadas cuiden su piel cuando hace frío.

Durante el embarazo, la retención de líquidos y el aumento de estrógenos puede provocar sequedad e irritabilidad de las capas superficiales de la piel, y estos síntomas pueden empeorar si la piel está expuesta al frío intenso. A ello se suma que las calefacciones reducen la humedad del ambiente y provocan la evaporación del agua que contiene la piel, resecándola.

Para recuperar el nivel adecuado de hidratación en la piel existen diversos métodos. Probablemente cada mujer tenga una crema hidratante para el cuerpo que le funcione bien, y durante el embarazo, si hace frío (también en el caso del verano, los baños en el mar o en la piscina...), conviene aplicarse la crema en el cuerpo y especialmente en la barriga, con lo que también ayudaremos a prevenir las temidas estrías.

Para la cara y las manos, los geles con ácido hialurónico forman una capa protectora capaz de retrasar la pérdida de agua de los tejidos. Para hidratar y revitalizar también son buenas las cremas con vitaminas, aminoácidos y ácido hilaurónico. Existen muchas cremas específicas de manos, que suelen sufrir especialmente los rigores del frío, con gluconolactona o urea. Para los labios, son buenos los bálsamos regenerantes, vaselinas o cremas hidratantes.

Pero no sólo con cosméticos se protege la piel de la embarazada. Procuremos cubrir las manos con guantes y abrigarnos de acuerdo a la temperatura, y sobre todo protegernos al máximo del viento que puede afectar a labios y cara.

Recordemos que los cambios bruscos de temperatura (de los interiores acondicionados a la calle), contraen y dilatan los capilares de forma brusca, lo cual puede provocar la ruptura de algunos de ellos y la aparición de venillas rojas en pómulos y/o nariz. La protección del rostro con cosméticos o con barreras como bufandas, pañuelos, gorros... ayudarán a evitar que se rompan estos capilares.

Utilizar un jabón de baño suave e hidratante, junto a una adecuada alimentación que cuide la aportación de vitaminas y líquidos, son factores que también ayudarán a mantener la piel sana durante el embarazo y durante el frío.

Foto | muyvin en Flickr-CC En Bebés y más | Dónde comprar cremas antiestrías: la perfumería, el centro de estética y la farmacia, Productos cosméticos que aligeran la vida a la embarazada, Diez consejos para un embarazo sano y feliz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos