Compartir
Publicidad
Publicidad

"Tirar del hilo" del aprendizaje

"Tirar del hilo" del aprendizaje
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy seguimos hablando de aprendizaje y de creatividad, en el contexto de la Pedagogía Blanca, poniendo las maneras en las que podemos ayudar a los niños a disfrutar más de este proceso y hacerlo mucho más significativo y permanente, a motivarlos. Os explicaré hoy con detalle de que hablamos cuando nos referimos a "tirar del hilo".

Cuando hablamos de tirar del hilo es necesario aclarar que lo presento como un recurso para mejorar la experiencia educativa, en absoluto como un único método y no estamos trabajando desde un constructivismo radical en absoluto.

Tirar del hilo sirve para todos los contextos educativos y puede aplicarse a la escuela, al aprendizaje que los niños hacen en su hogar con sus padres y, por supuesto, al homeschooling, en el que, sin duda, es más sencillo usarlo.

Descubrir el tema de interés y pasión del niño

A veces, rodeados de estímulos y obligaciones, niños y adultos perdemos la capacidad de reconocer los temas de interés y pasión del otro y de unos mismo. Pero observando y dándonos ese tiempo que a veces parece faltarnos, podemos reconocerlo.

Los niños, cuando estamos hablando o haciendo cosas relacionadas con ese tema de interés apasionado parecen florecer, incluso notamos su tensión física, su pasión, tan importante como motor de la experiencia educativa. Basta observar sin presiones y brota. Sus ojos se abren, sus preguntas fluyen. Quieren saber más.

Los intereses de los niños irán variando a lo largo de su infancia y también de su adolescencia. De hecho, hasta nosotros, los adultos, somos capaces de apasionarnos por nuevos temas y experiencias a lo largo de toda nuestra vida. Es algo tan humano, lo más humano. Disfrutémoslo.

Para cada niño en cada momento habrá un tema que despierte su pasión. En realidad no hay ningún tema despreciable edutativamente, de todos podemos "tirar del hilo". Es más, para fomentar la autoestima del niño y no limitar su motivación, es bueno aceptar cualquier tema que ellos amen, por absurdo que nos pudiera parecer, y acostumbrarnos a compartir con ellos la emoción.

Tirar del hilo

No hay edad en la que vayamos a dejar de poder usar la estrategia educativa que es "tirar del hilo". Yo lo uso con mi hijo que ya comienza la High School (Noveno, que equivale a nuestro Tercero de ESO), aunque en realidad ya es muy autónomo y este es su método favorito de aprendizaje. Os pongo un ejemplo sencillo.

Nos encanta "Juego de Tronos", una serie que seguro muchos conoceréis. Con ella hemos tirado del hilo y seguro que, si a vuestros hijos les gustan los caballeros medievales, vais a poder hacerlo, adaptándolo a su edad. Yo había leído las novelas hace años y le contaba entonces las aventuras de los personajes, pues era demasiado pequeño para los temas y la violencia de la historia en directo. Luego vimos las temporadas de la serie y ahora él lee las novelas. Hasta aqui, comprensible. ¿Podemos "tirar del hilo" con Juego de Tronos? Infinitamente.

Hemos analizado los acontecimientos históricos, las culturas, los lugaress y las sociedades en las que se inspira: vikingos, el Muro de Adriano, invasiones bárbaras, los celtas y su mitología, los normandos, el ideal caballeresco, los torneos, el concepto de honor, la valoración de la virginidad, las costumbres matrimoniales, el papel de la mujer en la Edad Media, las religiones politeístas y la magia, la geografía real e imaginaria, el uso de recursos naturales, los pueblos nómadas, la piratería.

Hemos hablado de psicología: herida primal, psicopatía, disociación, relaciones tóxicas en las familias. Hemos hablado de canciones de gesta, de novela de caballería, de poemas goliardos, de sagas nórdicas y de la importancia de los monasterios como refugio de la cultura. Hemos hablado del amor, del deber, de Maquiavelo, de las tensiones entre monarquía y nobleza en el principio de la Edad Moderna. Y además, Herádica.

Todo eso ha sido un "tirar del hilo" continuo inspirado en una novela que nos ha hecho aprender Historia, Política, Cultura, Psicología, Literatura...

Otro ejemplo. Una de nuestras series favoritas: "Doctor Who". Ahora, con el 50 aniversario, se puso rabiosamente de moda, así que posiblemente muchos la habéis conocido. Nosotros ya la seguíamos hace años con pasión y este mes de diciemnbre lo dedicamos a volver a verla pero trabajando los contenidos.

Cada capítulo es una oportunidad para “tirar del hilo” e investigar con vuestros hijos y alumnos (o vosotros mismos) una gran cantidad de temas: los viajes en el Tiempo, la estructura de la realidad, los Universos Paralelos, el impacto de nuestras acciones, la Guerra y la Paz, Roma, la Inglaterra Victoriana, Shakespeare, Dickens, Roma, el amor, la libertad, los medios de comunicación, la ma, nipulación mental… ofrece todo un programa educativo al que solo hay que atreverse a mirar. Incluso hemos ido a convenciones de fans de la serie, lo que ha supuesto una experiencia socializadora muy enriquecedora.

Pero, quizá os preguntéis, ¿es posible hacer esto mismo con niños menores de seis años? Mi respuesta rotunda es que si, por supuesto adaptándonos a sus intereses y sus temas favoritos, Profundizaremos en ello más adelante, con ejemplos concretos que váis, seguro, a poder usar en vuestras casas y aulas.

Imagen | Thragor 2 en Flickr En Bebés y más | La clave de la creatividad, Las infinitas preguntas de nuestros hijos, Pedagogía Blanca: toda una revolución en coaching educativo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos