Compartir
Publicidad

El método del bolígrafo verde: resalta los aciertos de tu hijo en lugar de sus errores

El método del bolígrafo verde: resalta los aciertos de tu hijo en lugar de sus errores
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os quiero compartir el método del bolígrafo verde para que lo pongáis en práctica con vuestros hijos, y no solamente en el ámbito escolar, sino como una forma de crianza. Es algo tan simple como motivante: resaltar los aciertos en lugar de los errores.

Consiste simplemente en revertir algo que se viene haciendo hace años, una metodología que desanima a los pequeños y acaban pensando que todo lo hacen mal. El refuerzo positivo consigue que los niños se sientan más confiados repercutiendo no sólo en sus resultados académicos sino también en su desarrollo emocional.

Mejor resaltar en verde que tachar en rojo

método-Boligrafo-Verde

Ayer mismo mi hija mediana me enseñaba su cuaderno corregido y me expresaba lo mal que se sentía al tener toda una página con cruces, tachones y una carita triste en boli rojo. ¿Qué efecto provoca esto en los niños? ¿Realmente los tachones rojos les ayudan a revisar sus errores y querer mejorar? Pues no. En este caso, mi hija ni quería volver mirar esa página porque se sentía avergonzada.

¿Qué pasaría si en lugar de resaltar los errores en rojo, la profesora hubiese remarcado en verde los aciertos? Creo que se hubiese sentido más motivada y confiada para revisar sus aciertos y darse cuenta de sus errores.

Concentrarse en los aciertos

La imagen que veis arriba es de Tatiana Ivanko, una madre que puso en práctica el método del bolígrafo verde con su hija y cuenta su experiencia:

Empezaré desde el principio. Mi hija casi nunca iba a la escuela de estimulación temprana, puesto que yo misma me encargaba de esa labor. Cuando estábamos entrenando su mano antes del ingreso en la escuela, nuestro cuaderno se veía tal que así:

¿Notáis la diferencia? Yo no resaltaba con bolígrafo rojo los errores, sino que destacaba con el verde las letras y bolitas que le habían salido bien. A ella eso le gustaba mucho y siempre, después de terminar un renglón me preguntaba: ¿Mami, cuál de todas me ha salido mejor?”. Y se alegraba aún más cuando rodeaba la letra más bonita con las palabras “muy bien”.

¿Cuál es la diferencia entre ambas técnicas?

Normalmente solemos concentramos en los errores. ¿Qué se ha quedado grabado en la mente? Exacto, las letras que quedaron mal, es decir, lo incorrecto. ¿Alguna vez habéis visto letras o respuestas correctas rodeadas con tinta roja?. No, ¿verdad?. Y es que, nos guste o no, nuestro subconsciente tiende a recordar lo que ha sido resaltado.

El método del “bolígrafo verde” consiste en concentrarnos en lo que está bien hecho. Experimentamos emociones y actitudes completamente diferentes. Queramos o no, nuestro subconsciente tenderá a repetir lo que hemos logrado hacer bien (y quedó resaltado). Se trata de una motivación interna completamente distinta: ya no intentamos evitar los errores, sino que nos esforzamos por hacer lo que está bien. Parece lo mismo, pero hay un cambio importante en la estructura del pensamiento.

No sólo con los deberes...

Es un método que bien podría aplicarse en los colegios para motivar a mejorar en lugar de "corregir", una palabra que por cierto cada vez me gusta menos.

Pero fuera del ámbito escolar, el simbolismo del bolígrafo verde debería aplicarse en todas las situaciones cotidianas con nuestros hijos.

En lugar de estar todo el día remarcándoles lo que hacen mal, empieza a destacarles lo que hacen bien. Con cada acierto, una muestra de aprobación, un elogio. Ponte al comienzo una meta de una semana, veras qué cambio.

Los elogios refuerzan la personalidad de los hijos, son una manera de demostrar que les valoramos y ayudan a mejorar su autoestima. Y a partir de una autoestima sólida, el aprendizaje será mucho más efectivo.

Solemos creer que encauzar a los hijos hacia el deber y la obligación es la manera de educarles, pero olvidamos la importancia de reforzar las conductas positivas. Si cambiamos el remarcar los errores por resaltar los aciertos, nos daremos cuenta que al final los niños tenderán a repetir aquellas conductas que les reporten una satisfacción personal.

Vía | Upsocl
Foto | iStockphoto
En Bebés y más | "No me digas lo que no puedo hacer, dime lo que sí puedo hacer"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio