Compartir
Publicidad
Publicidad

El gobierno planea ampliar el número de niños por clase para recortar gastos

El gobierno planea ampliar el número de niños por clase para recortar gastos
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La crisis económica la originaron los ricos y ahora la tenemos que solucionar los pobres, a costa de nuestro dinero y de nuestro bienestar. Este es el resumen rápido que se desprende de la cantidad de recortes que están llevando a cabo los gobiernos estatales y autonómicos, que están poniendo en jaque a nuestra sanidad y a la educación pública (que ya de por sí no andaba muy fina con unos índices de fracaso escolar bastante elevados).

La última noticia referente a la educación de nuestros hijos es que el gobierno está planeando ampliar el número de niños por clase para volver a acercarnos a las ratios que los adultos de hoy teníamos cuando éramos pequeños.

El número de alumnos por aula está hoy en día fijado en 25 niños en Primaria, que es el número de niños que hay por clase también en preescolar, y en 30 niños por aula en secundaria. Pues bien, el gobierno quiere aumentar las ratios en un 10%.

Podrían llegar a ser cerca de 30 niños por aula

En lo que a niños de preescolar se refiere, esto supondría que en vez de haber 25 niños, en cada aula habrá 27 ó 28. Si tenemos en cuenta que en algunos colegios donde se inscriben muchos niños ya se llegan a matricular hasta 26 niños por clase para dar cabida a unos poquitos más, la cifra puede llegar a acercarse a los 30.

Si hablamos de educación, menos es más

Los sindicatos ANPE, UGT y CC.OO. han declarado que los niveles adecuados ya están bien y que aumentarlos nos haría volver a la masificación de hace décadas, cuando había demasiados niños por clase. Yo, como padre, estoy evidentemente de acuerdo con los sindicatos porque en educación, cuantos menos niños haya en un aula mejor.

Menos niños supone mayor individualización, supone que los profesores puedan dedicar más tiempo a cada alumno y que puedan tratarles de manera menos estándar y más acorde con las posibilidades e inquietudes de cada niño.

Más niños supondrá que sea más difícil tratarlos como personas únicas y que sea más cómodo (y hasta lógico) acabar tratando de igual modo a todos los alumnos, viéndose perjudicados tanto los que van más atrasados como los que van más adelantados y tienen más inquietudes.

Los alumnos de ahora no son los alumnos de antes

Seguro que más de uno estaréis pensando que antaño nosotros éramos muchísimos en clase. Es cierto, yo recuerdo que en E.G.B. éramos 40 en total, una auténtica burrada si lo comparamos con los 25-30 de ahora. A pesar de ello, aprendíamos y salimos adelante.

Este argumento, sin embargo, no es válido por una sencilla razón: la población ha cambiado mucho, los niños también y el modo de educar, pues también, por suerte. En mi época nos portábamos más o menos bien porque muchos temíamos a nuestros profesores. Yo recuerdo a una profesora que te tiraba de las orejas, a un profesor que te lanzaba el borrador si veía que hablabas y a otro del que se comentaba que, entre paseo y paseo por los pasillos de la clase, solía soltar el brazo si no te estabas comportando. De igual modo, si no eran agresivos o no existía una leyenda sobre ellos, sabías que si algo iba mal se ponían en contacto con tus padres, y eso tampoco era plato de buen gusto.

Ahora muchos padres desacreditan la escuela y a los profesores y no ven un problema el que sus hijos tengan mal comportamiento. Ahora los profesores tratan de ganarse el respeto y la autoridad sin el uso del castigo y sin amenazas absurdas, con la intención de que los niños aprendan a ser responsables por sí mismos y ahora los grupos son mucho más heterogéneos, con alumnos que proceden de otros países que necesitan más tiempo para entender el habla e integrarse en cada grupo. Está claro que, tal y como están las cosas hoy en día, flaco favor se le hace a la educación si esta medida se acaba implementando.

Lo siento pero no, no me creo que al gobierno le interese demasiado la educación pública que ofrece a los ciudadanos de su país.

Vía | Público
Foto | woodleywonderworks en Flickr
En Bebés y más | Cada vez más niños pasan de la enseñanza privada a la pública, “Estamos aplastando la curiosidad de los niños”, según Michio Kaku, Multiculturalidad en la escuela

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos