Publicidad

El Estado y el gasto público explicado para niños: izquierdas, derechas, arriba y abajo

El Estado y el gasto público explicado para niños: izquierdas, derechas, arriba y abajo
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Aunque el titular nos recuerde a Barrio Sésamo, no estamos hablando del ámbito espacial sino de la política económica del país y de cómo funciona el Estado. La política económica, el funcionamiento del estado y cómo nada es gratis en el más estricto sentido de la frase, para poder explicarle a nuestros retoños las nociones básicas sobre Estado y economía.

La primera pedagogía que tienen que hacer los padres es que ellos mismos sean conscientes de que absolutamente ningún servicio público que se recibe es gratuito y la segunda enseñanza y reflexión pasa por tener la honestidad intelectual suficiente para explicarle a nuestros hijos las diferentes formas de organización social y económica, nos gusten o no nos gusten.

Nada es gratis: gasto público e impuestos

La primera aproximación al gasto público que tenemos que hacerle a nuestros hijos es sobre el valor del colegio, la sanidad, el alumbrado público, las infraestructuras de saneamiento o las obras públicas (carreteras, ferrocarril...). Nuestros hijos deben aprender que el colegio no es gratis, los hospitales tampoco, que las medicinas que toman en un hospital las paga alguien, al igual que alguien paga las obras y el mantenimiento de una carretera o el alumbrado público.

Ese alguien, se llama Estado (obviemos diferenciaciones a nivel autonómico, local...) y ese Estado consigue el dinero de los impuestos que pagan todos los ciudadanos.

Aquí tenemos que introducir el concepto impuesto y dado que nuestros hijos ya deben saber que a los padres nos pagan por trabajar, también debemos explicarle que parte del dinero que nos pagan, se destina a pagar todos esos gastos que usamos de manera general y que se lo damos al Estado vía pago de impuestos, para tener colegios, hospitales, carreteras...

¿Cuántos impuestos pagan mis papás?

Explicarle a un niño todos los impuestos que existen, cómo se calculan y a cuánto ascienden, es practicamente imposible, dado que los propios padres no saben siquiera en la mayoría de los casos, los impuestos que pagan.

No obstante, nuestros hijos deben saber que se pagan impuestos de manera progresiva a la cantidad de dinero que ganamos, que se pagan más impuestos cuanto más dinero tienes y que si tienes muchas propiedades o bienes, pagarás muchos más impuestos que otra persona que no tenga nada.

Aunque a muchos padres, esta idea no les entra en la cabeza, es una realidad en las sociedades avanzadas y se pagan de manera efectiva muchos más impuestos cuanto más renta se tiene y más propiedades se consiguen.

El Estado, el ente encargado de administrar los impuestos

En simultáneo, introducir a nuestros hijos el funcionamiento del Estado y cómo los políticos deciden dónde, cómo, cuándo y cuánto gastan en los presupuestos públicos es un punto vital para que entiendan los rudimentos de la política económica.

Es decir, nuestros hijos deben saber que existen unas personas elegidas por todos nosotros que son los que deciden cuánto dinero gastan en sanidad, en colegios, en carreteras o en otros puntos del gasto público que ellos pueden ver cada día.

Si hemos llegado a este punto, explicar el artículo primero de la constitución española es muy sencillo y a la vez, es una pedagogía muy interesante:

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Vivimos en un Estado social porque los políticos que escogemos están obligados por medio de la ley, a proteger y a promover la justicia social y el bienestar de todos sus ciudadanos. Aquí les podemos explicar cómo una persona que se queda en desempleo tiene derecho a recibir una ayuda económica, cómo se pagan pensiones de jubilación a nuestros mayores o cómo si un niño pierde a sus padres y a su familia, el propio Estado lo cuida hasta que es un adulto.

Vivimos en un estado de derecho, porque aunque la mayoría quiera hacer una cosa determinada, la propia ley lo impide. Aquí podemos poner por ejemplo cómo el Estado no puede marginar a nadie por su color de piel, cómo no se puede matar a nadie en nombre de la ley o cómo los derechos humanos deben respetarse aunque la mayoría decidiera no hacerlo mediante una votación.

Y por último es un estado democrático porque todos los ciudadanos pueden votar libremente a sus representantes políticos, porque cualquiera puede ser representante de todos los ciudadanos y cómo el cargo de político está sometido a la aprobación o censura de todos los ciudadanos mediante las votaciones.

Y ahora qué hacemos con la izquierda y derecha?

En este punto, cualquier otra teoría político-económica que pongamos encima de la mesa, puede caer por su propio peso y contradecir todas las enseñanzas anteriores con bastante facilidad.

Por ejemplo, un estado comunista no es un estado democrático o de derecho y si yo soy comunista, tengo realmente difícil explicar a mi hijo los valores de la socialdemocracia en la que vivimos sin atropellar unos pocos principios básicos.

En simultáneo, debemos explicarle también el concepto de nación y cómo el concepto de nacionalismo es un concepto que corrompe y mueve intereses que van por encima del propio bienestar de sus ciudadanos.

Y por último, bajo mi punto de vista, es imprescindible que nuestros hijos sepan qué es la libertad y la responsabilidad, en términos absolutos, cómo privar de libertad a cualquier persona es una de las penas más graves que existen y cómo la responsabilidad individual y el reconocimiento de sus méritos propios para conseguir sus metas deben primar su camino a seguir.

Pero en este párrafo, yo no soy imparcial y aquí, cada cual debe decidir cómo educa a sus hijos. Por mi parte opino que lo ideal es suministrarle todos los conocimientos posibles y que ellos decidan, pero siempre bajo la óptica de la libertad de elección y capacidad de decisión responsable.

En Bebés y Más | Cómo enseñar economía a nuestros hijos y hacer que valoren lo que tienen​​, Cómo enseñar economía a nuestros hijos y hacer que valoren lo que tienen​ ​
Imagen | Annalita

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir