Compartir
Publicidad

Cuando los abuelos conceden todos los caprichos

Cuando los abuelos conceden todos los caprichos
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No creo que nadie dude de que los abuelos son los mejores cuidadores y compañeros de juegos para nuestros hijos. Pero cuando los abuelos conceden todos los caprichos y mantienen una atención constante a nuestro pequeño, pueden generarse algún que otro quebradero de cabeza.

¿A quién no le ha pasado que, al recoger a su pequeño del colegio, se encuentra con que ha comido alguna chuchería aunque vaya a merendar cinco minutos después? Y es que, cuando un niño pasa por un quiosco y va con sus abuelos…

Puede ocurrir que en ocasiones, como el ejemplo del quiosco, se le concendan más caprichos por parte de los abuelos que por la de los padres, y eso puede llevar a la pregunta de hasta dónde se debe dejar a los abuelos inmiscuirse en la educación de los nietos.

Los abuelos, además de canguros, juegan el papel de educadores en muchos momentos de la vida del pequeño. Por eso es importante que ambas partes, padres y abuelos, estén de acuerdo en los valores que se quieran trasmitir a los niños para que no exista ningún tipo de problema.

Pese a que el papel de los abuelos debe ser de afecto, cariño y tolerancia, el actual ritmo de vida hace que su rol vaya más allá, siendo cada vez más educativo. Esto choca con los padres, ya que son a ellos a quien corresponde esta responsabilidad.

La voz de la experiencia

Para evitar malentendidos, es importante entender que los abuelos hablan desde la experiencia y que, al igual que los padres, buscan lo mejor para los niños, pero es la diferencia entre generaciones la que provoca choques, los cuales son más que lógicos.

Los padres deben escuchar y valorar lo que dicen, sin recordarle en cada momento que ahora los padres no son ellos. Así mismo, debemos asumir que, como padres, podemos equivocarnos.

Ellos siempre van a estar a nuestro lado, dándonos su apoyo; por eso, no debemos hacerles feos ni desprecios, y es muy importante tener en cuenta sus sabios consejos.

Si tus padres no te lo dan, pídeselo a los abuelos

Seguramente, una de las cosas que más saca de quicio a los padres es que los abuelos den a los nietos todo lo que piden, pero es que dar ciertos caprichos a sus nietos forma parte de ellos.

Los padres no pueden olvidar que los abuelos tienen derecho de mimar a sus nietos, siempre y cuando no pongan en evidencia la autoridad de los padres. Ellos los “malcriarán” en multitud de cosas que los padres no quieran pero, ¿qué abuelos no lo hacen?

Eso sí, aunque se les concedan ciertos caprichos a los pequeños, tanto padres como abuelos deben ser cautos para evitar que el niño se convierta en alguien que acude a uno u otro según lo que quiera conseguir.

Esto puede generar algún conflicto entre padres y abuelos. Es importante que, si esto ocurre, no se discuta en presencia del pequeño porque, entre otras cosas, y pese a su corta edad, se dará cuenta de quién está a favor de según qué cosas.

Lo más importante en estos casos es equilibrar la balanza y disfrutar del pequeño, ya que tal vez debamos recordar cuando los abuelos nos concedían todos nuestros caprichos...

Foto | fred ross lord en Flickr
En Bebés y más | ¿Deben los abuelos cuidar de nuestros hijos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos