Compartir
Publicidad
¿Por qué preferimos cargar al bebé sobre el lado izquierdo del cuerpo? Hay una explicación científica
Desarrollo

¿Por qué preferimos cargar al bebé sobre el lado izquierdo del cuerpo? Hay una explicación científica

Publicidad
Publicidad

Puede que no lo hayáis notado, pero hasta el 85 por ciento de las veces, las madres tienden a cargar a sus bebés sobre el lado izquierdo del cuerpo, especialmente cuando los están acunando (incluso las que son zurdas). Puede parecer arbitario, ya que a veces los colocamos de un lado, a veces del contrario, pero hay una fuerte tendencia a hacerlo más del lado izquierdo que del derecho.

¿A qué se debe? Aunque creamos que es casual y que no tiene mayor importancia, esta preferencia tiene una explicación científica muy interesante. Es un comportamiento instintivo en el que están implicados los hemisferios cerebrales de la madre y el bebé, y se relaciona con el fuerte vínculo emocional que se establece entre ambos en los primeros meses de vida.

Asimetría conductual

madre-bebe

En un estudio publicado en la revista Naturaleza Ecología y Evolución, investigadores de Rusia, Australia y Estados Unidos estudiaron la lateralización de las interacciones madre-hijo en diversas especies mamíferas para descubrir qué hay detrás de esta preferencia por cargar o llevar a las crías sobre el lado izquierdo del cuerpo.

El hemisferio izquierdo del cerebro es más racional, está relacionado con el procesamiento del lenguaje, los cálculos, etc. Mientras que el hemisferio derecho es más emocional, relacionado con el procesamiento social, las emociones, el reconocimiento facial, la orientación espacial y la música.

Como sabéis, las funciones motoras del lado izquierdo del cuerpo están controladas por el hemisferio derecho del cerebro, mientras que las del derecho, por el hemisferio izquierdo. Es por eso que la tendencia a acunar al bebé sobre el lado izquierdo del cuerpo está directamente relacionado con el hemisferio más emocional, que se traduce en la construcción de un vínculo afectivo madre-hijo.

Esta preferencia refleja los procesos socio-emocionales que suceden en los primeros meses de vida del bebé. Recordemos la importancia de que la madre y el padre interactuen con el bebé, le hablen aunque todavía no pueda entenderles y sonrían al bebé, así como que la madre lo mire mientras lo está alimentando.

El sesgo lateral sobre el lado izquierdo a la hora de cargar al bebé en brazos tiene una ventaja para el procesamiento social, controlado por el hemisferio cerebral derecho. Facilita el reconocimiento visual de las expresiones faciales del bebé, y optimiza la vigilancia materna por la dirección de la información sensorial predominantemente al hemisferio derecho de la madre.

Un estudio anterior de la Universidad de Sussex publicado en 2004 apoya dicha afirmación, que entre el 70 y el 85 por ciento de las mujeres y niñas muestran una parcialidad a sostener sus bebés, o muñecas, del lado izquierdo de su cuerpo.

Los humanos no son los únicos que lo hacen

potro-yegua

Para probar esta teoría, los investigadores dirigidos por la zoóloga Karina Karenina estudiaron los comportamientos de lateralización de otras diez especies de mamíferos marinos y terrestres, incluyendo bueyes, renos, antílopes, caballos, morsas, ovejas, tres especies de ballenas y dos especies de canguro.

Al hacerlo, descubrieron que, al igual que los humanos, en todas las especies estudiadas las madres tenían una preferencia similar. Pero al trasladarse por sí mismas, la mayoría de las veces son las crías las que prefieren mantener a sus madres sobre su lado izquierdo. Excepto en situaciones de estrés o peligro en las que las crías se cambian de lado para obtener protección de su madre.

En la naturaleza, las crías necesitan saber que su madre está presente en todo momento y cuando hay un peligro, una madre debe vigilar de cerca a su hijo.

Las madres humanas acunan a sus bebés en su lado izquierdo mientras que son jóvenes y vulnerables, pero esto puede cambiar a medida que los niños crecen y son más independientes, sugieren los investigadores.

Otras teorías

Aunque esta parece ser la más estudiada, hay otras teorías con respecto a la lateralización del lado izquierdo del cuerpo para cargar a los bebés. Como comentamos en un post anterior, el psicólogo estadounidense Lee Salk explicó que los poníamos de ese lado, de manera instintiva, porque así los bebés podían estar cerca de los latidos del corazón de los padres.

Otra razón es que la mayoría de las personas somos diestras, por tanto, al colocar la bebé sobre el lado izquierdo, dejamos libre nuestro lado más hábil a la hora de hacer cosas. Aunque esta teoría sería refutada por la anterior que sugieren que la mayoría de las veces las madres zurdas también eligen el lado izquierdo para acunar a sus bebés.

¿Habéis prestado atención a cuál es el lado que más usáis para cargar al bebé? ¿Coincide con el estudio?

Vía | Nature
Fotos | iStockphoto y Pixababy
En Bebés y más | Once razones de peso para elegir la crianza en brazos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos