Compartir
Publicidad
Publicidad

Leer con tres años

Leer con tres años
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con sólo tres años ya sabía leer. Os hablo de un niño hondureño superdotado que ha conseguido ayuda del gobierno de su país para poder estudiar. A los tres años sabía leer y ahora, con cuatro, sorprende por habilidades y conocimientos asombrosamente avanzados para su edad.

Los niños superdotados sueles tener dificultades en su adaptación a la escuela, incluso en España, donde el sistema educativo tiene previstas actuaciones y seguimiento adaptados a sus necesidades. Sin embargo, aqui también, estas previsiones suelen ser insuficientes y no alcanzan a cubrir todas sus necesidades e inquietudes.

En un país con menores recursos la situación es considerablemente más complicada. Ese era el caso del pequeño Elvis, que se encontraba completamente perdido en unas clases en las que se aburría y sin encontrar opciones acordes con su nivel.

Su madre decidió acudir a las máximas autoridades de Honduras para tratar de obtener lo que el niño necesita. El presidente Zelaya le regaló un ordenador y se comprometió a concederle una beca para que pueda estudiar incluso en el extranjero. La madre solicitaba que le permitan pasar a un curso superior para no quedarse estancado.

Como os decía esta problemática sucede, aunque mas suavizada, también en España. Los niños con altas capacidades no siempre son detectados y es habitual señalar que un porcentaje de ellos nada despreciable llegan a tener fracaso escolar, pues caen en el aburrimiento y la desmotivación. Normalmente la solución es pasarlos a una clase superior, pero hay que señalar que eso no siempre les hace sentirse adaptados entre sus compañeros. En otros casos la cuestión más que de nivel académico es de intereses.

Que el sistema educativo marque rígidos programas y objetivos y que utilice métodos no creativos para la adquisición de conocimientos no es bueno para ningún niño, pero en el caso de muchachos de inteligencia e inquietudes sorprendentes hace que el fracaso sea mayor. Y este fracaso es una pérdida de mentes inquisitivas para toda la sociedad.

No hay marcha atrás para ellos. Es el sistema el que debe aceptar que está fracasando al atenderlos. Mi experiencia es que no ha habido mejoras reales desde mi infancia, aunque no creo que les sigan diciendo que deben "disimular" sus capacidades, la realidad habla por ella misma. El fracaso escolar se ceba muchas veces en ellos y terminan desarrollando un profundo rechazo por el aprendizaje reglado.

Este tema me afecta intensamente. Yo también leía a los tres años.

Via | Terra En Bebés y más | El 80% de los niños superdotados fracasa en la escuela por falta de apoyo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos