Compartir
Publicidad

Falta de apego con la madre en la infancia, mayor riesgo de obesidad en la adolescencia

Falta de apego con la madre en la infancia, mayor riesgo de obesidad en la adolescencia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se ha publicado un interesante estudio que vincula la falta de apego con la madre en la infancia con un mayor riesgo de obesidad en la adolescencia, una relación que puede parecer un poco extraña pero tiene su fundamento, y por cierto muy relevante.

El tipo de relación que se establezca con el bebé tiene consecuencias en su salud, también a largo plazo. El apego de la madre con el bebé se mide en base a la capacidad y disposición de esta para atender las necesidades tanto físicas como emocionales del pequeño. Cuando sus necesidades básicas no son satisfechas, el niño desarrolla una respuesta al estrés que intenta calmar con la comida.

No hay duda de que en la obesidad hay un fuerte componente emocional, el cual podría tener su origen en la falta de apego con la madre en la infancia.

Según el estudio, al analizar los datos de casi mil niños, cuanto menos sensibilidad tenía la madre por las necesidades emocionales de su hijo, es decir, menor capacidad para reconocer el estado emocional de su hijo y responder a él acertadamente, más riesgo tenía éste de ser obeso a los 15 años.

De los menores que tenían relaciones de bajo apego emocional con sus madres, un 25 por ciento, uno de cada cuatro, era obeso, mientras que apenas el 13 por ciento presentaba este exceso de peso si el vínculo era más estrechos.

Se cree que la asociación entre la falta de apego con la madre y un mayor riesgo de obesidad podría tener un origen cerebral, ya que el sistema límbico del cerebro es el que controla las emociones y las respuestas al estrés, pero también es el encargado de regular el ciclo del sueño, el hambre, la sed, y otros procesos metabólicos.

Según la doctora Sarah Anderson de la Universidad de Ohio, autora del estudio,

"Una respuesta al estrés bien regulada podría afectar en cómo comen y duermen los niños, dos factores que influyen directamente en el desarrollo de la obesidad".

Por ello, cuando se habla de prevenir la obesidad infantil, se debería tener en cuenta, además de la alimentación y el ejercicio, el fomento de un vínculo afectivo madre-hijo sólido y estrecho. Es una base fundamental para un desarrollo integral saludable.

Vía | Terra Foto | quinn.anya en Flickr En Bebés y más | La teoría del apego de John Bowlby, La crianza con apego (Attachment parenting)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio