Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando el padre no está de acuerdo con el colecho

Cuando el padre no está de acuerdo con el colecho
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todas las parejas que practican el colecho, es decir que duermen con sus hijos, lo hacen porque les apetece y por el beneficio emocional que supone para todos los miembros de la familia.

Se entiende que ambos padres están de acuerdo con que el niño (o los niños) compartan la cama con ellos. La mayoría de las veces las promotoras del colecho suelen ser las madres pues, entre otras cosas, el dormir con el recién nacido facilita la lactancia materna.

Hay muchos hombres que aceptan la decisión de su pareja de que el bebé duerma con ellos, pero puede que en ocasiones el padre no esté de acuerdo. ¿Qué sucede cuando la madre quiere y el padre no quiere practicar el colecho? Tú que piensas, ¿es egoísta por su parte o es una elección respetable?

La decisión de practicar el colecho o no debe ser hablada y consensuada entre ambos, además de ser una decisión responsable desde el punto de vista de la seguridad. Al dormir con el bebé la intención de los dos, tanto de la madre como del padre, debe ser la de brindarle confort, confianza y cariño. Es importante que los dos se involucren y que toda la familia disfrute de dormir juntos.

Para algunos hombres supone una interferencia para sus relaciones de pareja. Uno de los grandes fantasmas es que disminuirá la frecuencia en las relaciones sexuales con su mujer.

Es importante que los hombres estén preparados para que su vida cambie completamente con la llegada de un hijo, incluso en su faceta sexual. Probablemente durante un tiempo la frecuencia de las relaciones sexuales sea menor, ya sea que el bebé duerma en la misma cama como que no lo haga.

Puede que algunos piensen que su descanso se vea afectado por la presencia del bebé o que se sientan desplazados de un sitio tan íntimo para una pareja como es la cama matrimonial.

Desde luego, la opinión del padre es tan respetable como la de la madre. Lo fundamental es que entre los dos encuentren un punto de encuentro que beneficie a todos.

Una buena solución, tanto para resolver el problema del espacio en la cama (que es otro de los inconvenientes del colecho), como para cuando el padre no está de acuerdo con que el bebé duerma en la misma cama, son las cunas adosables.

Son cunitas en las que uno de los laterales se quita y se puede adosar a la cama de los padres añadiendo un espacio extra a la cama. El bebé tiene allí su propio espacio a la vez que está cerca de los padres. Es muy práctico para la madre que da la teta y evita tener que levantarse para atender al bebé por la noche.

En Bebés y más | ¿Qué opinas sobre el colecho?, Cuna de cartón para adosar a la cama de los padres, La cuna sidecar, la más aprovechable del mercado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos