Publicidad

Caminar descalzos por la arena: experiencia, aprendizaje y salud para bebés y niños

Caminar descalzos por la arena: experiencia, aprendizaje y salud para bebés y niños
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Si hay algo comparable a las ricas sensaciones de caminar sobre la hierba fresca, es caminar descalzos por la arena, toda una experiencia que fascina a bebés y niños, especialmente las primeras veces que van a la playa.

Los bebés antes de caminar gatearán, pero igualmente sentirán los granos diminutos de arena suave y caliente sobre tan blandita capa de arena. Ojo, porque esto va a suponer todo un descubrimiento… que también querrán llevarse a la boca.

Pero pronto desaparecerá esa curiosidad por explorar con a boca la arena y pasarán a gatear, a rebozarse en ella, a llenar cubos, a caminar, a correr, a hacer castillos y agujeros, a enterrarse las piernas… y muchos otros juegos en la arena de la playa.

Por supuesto, no hay zapatos que valgan en esta situación. Pero es que, si hay estudios que señalan que los niños descalzos son más inteligentes (y más felices), es en la arena donde se potencia un mundo de sensaciones que no van a obtener en otros entornos.

Andar descalzos por la arena que no quema (a primeras horas de la mañana o al atardecer) es una fabulosa manera de pasear en verano. Estamos al aire libre, nos da un sol que no quema, respirando junto al saludable mar, haciendo un ejercicio sencillo y el sonido de las olas nos relaja.

Las investigaciones sugieren, además, que los niños que tienen la posibilidad de caminar descalzos sobre la arena tienen los pies mejor estructurados que aquellos que llevan zapatos continuamente, pues se fortalece el pie y se mejora la estructura de pie plano que todos los niños pequeños tienen.

De hecho, entre los ejercicios que favorecen el fortalecimiento de la musculatura de la planta de los pies se suele recomendar caminar descalzo por la arena.

Así que existen mil y una razones para que los niños caminen descalzos por la arena, para que los bebés la sientan en manos y rodillas, sin miedo a mancharse y disfrutando de la playa.

Foto | Instagram-Eva Paris En Bebés y más | La playa: un escenario de juego incomparable, Por qué los niños deben ir descalzos por casa, A la playa con un bebé... sobreviviré

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios