Vuelven los campamentos de verano: qué tener en cuenta si vas a apuntar a tu hijo

Vuelven los campamentos de verano: qué tener en cuenta si vas a apuntar a tu hijo
Sin comentarios

Al acabar el curso escolar, los campamentos de verano siempre han sido  una opción muy divertida para los niños y muy interesante para la conciliación de los padres. Los peques se lo pasan bien, conocen otros niños, hacen actividades y deporte al aire libre, algo muy positivo para su desarrollo.

A estas alturas del año pasado, a pocos meses de estallar la pandemia los padres eran más reacios a apuntar a sus hijos a los campamentos de verano, pero este año, con el avance de la vacunación los campamentos de verano vuelven a ser una buena opción para las familias. Los padres vuelven a confiar; buscan plaza para apuntar a sus hijos y así mantenerlos entretenidos durante el verano. 

Este año, más necesario que nunca

Han sido unos meses difíciles para todos, pero especialmente para los más pequeños, que han sabido estar a la altura como unos campeones. Primero, han estado tres meses confinados en casa haciendo clases online sin ver a sus compañeros, luego han vuelto al cole con mascarilla y distancia social.

Ahora están acabando todo un curso en pandemia; el cansancio y la fatiga pandémica son evidentes en nuestros peques por lo que más que nunca están deseando cambiar su rutina y disfrutar de los campamentos de verano. Siempre con las medidas de seguridad necesarias, por supuesto, pero en un entorno más relajado y sin las exigencias académicas que tienen en el cole.

Campamentos para todos los gustos

Hay una oferta muy amplia para todos los gustos y presupuestos. Tanto en la modalidad de campamentos, como en las temáticas que ofrecen. Hay campamentos centrados en todo tipo de actividades, desde música, cocina, teatro hasta deportes, naturaleza, manualidades e idiomas. Lo importante es que el niño quiera ir, le haga ilusión asistir y participe en la elección del campamento.

  • Campamentos con pernocta: son los menos demandados, en los que los niños duermen fuera de casa durante unos días o semanas. Ya sea en sacos de dormir en tiendas de campaña, albergues o bungalows. En estos casos, se plantea realizar PCR a niños y monitores antes de la salida.
  • Campamentos de día: son durante el día con horario similar al horario escolar, incluso algunos medio día. Muchas escuelas infantiles y colegios organizan sus propios campamentos de verano, también hay ofertas de ayuntamientos, asociaciones y clubes o sitios de ocio.
  • Campamentos en urbanizaciones: es una tendencia en auge en los últimos años. Numerosas empresas se dedican a programar actividades para los niños en las instalaciones de la urbanización, sin que los niños tengan que salir de casa.
Este verano, más que nunca, los niños se merecen disfrutar, divertirse, conectar con la naturaleza y socializar con otros niños en un entorno seguro.

Con medidas de seguridad, siempre

campamento-verano

Aunque la situación empieza a mejorar, no hay que bajar la guardia. Los protocolos sanitarios deben seguir cumpliéndose a rajatabla para prevenir contagios, teniendo en cuenta que los niños provienen de diversos lugares. 

  • Aforo reducido y grupos burbuja: al igual que sucede en el cole, se crearán grupos de convivencia que harán las actividades siempre juntos. Los niños que conforman un grupo no podrán mezclarse con los participantes de otro.
  • Priorizar actividades al aire libre donde disminuye el riesgo de contagio y evitar intercambiar material u objetos.
  • Mascarilla y distancia social: los niños mayores de seis años y los adolescentes que participen en el campamento, así como los monitores y personal responsable, deberán llevar mascarilla y guardar distancia de seguridad.
  • Control de temperatura e higiene de manos: se tomará la temperatura a los niños a la entrada y se mantendrá una adecuada higiene de manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico.
  • Limpieza y desinfección: se deberá garantizar la limpieza, ventilación y desinfección de los espacios y el material utilizado para las actividades.
  • Si un niño presenta síntomas de enfermedad o ha estado en contacto estrecho con un positivo, no podrá asistir al campamento.

Un último consejo: a la hora de contratarlo, consultar sobre la política de cambios y cancelaciones. Lo deseable es que este año sean especialmente flexibles por si surgiera algún imprevisto como contagio del niño o de un familiar que le impida asistir. 

En Bebés y más | Los niños contagian el coronavirus seis veces menos que los adultos: así se ha demostrado en los campamentos de verano

Temas
Inicio