Publicidad

Qué hacer (y que no) si nuestro hijo se mete un objeto en la nariz

Qué hacer (y que no) si nuestro hijo se mete un objeto en la nariz
Sin comentarios

Los niños pequeños son inquietos y curiosos por naturaleza, y dado que no ven el peligro en muchas de las cosas que hacen, es importantísimo la supervisión constante para evitar que corran ningún riesgo. Pero también son rápidos, ¡mucho!, y en un abrir y cerrar de ojos pueden hacer algo que comprometa su salud o incluso haga peligrar vida, sin que apenas nos de tiempo a reaccionar.

Uno de los incidentes que con mayor frecuencia se suceden en los niños pequeños es la aspiración o introducción de cuerpos extraños en las fosas nasales. Aunque este episodio puede provocarnos una gran angustia y nerviosismo, es importante saber cómo actuar para no empeorar la situación.

Te explicamos lo que debes hacer, y lo que no, si tu hijo se mete un objeto en la nariz.

¿Qué objetos se meten los niños en la nariz?

objetos en las fosas nasales

Casi cualquier objeto pequeño puede acabar en el interior de las fosas nasales de un niño porque lo aspire de manera accidental al intentar olerlo, porque comiendo se atragante y el trozo de comida se desvíe hacia la nariz, o bien porque el niño se lo introduzca jugando o por simple curiosidad.

Los objetos que los niños pueden llegar a introducirse en la nariz son diversos, aunque según los pediatras, los que se observan con más frecuencia en las Urgencias son:

  • Material escolar como trozos de plastilina o arcilla, fragmentos de goma de borrar, trozos de papel...
  • Objetos cotidianos como trozos de esponja, vegetales, piedras, pilas de botón, pequeños imanes, algodón...
  • Alimentos como frutos secos o semillas, o pequeños vegetales (la hoja de una planta, una flor...)
  • Juguetes u objetos relacionados con el juego, como piezas de Lego, canicas, piezas imantadas, fichas de juego...
De todos estos objetos, los vegetales y las pilas de botón son los que requieren de una extracción lo más inmediata y eficaz posible, ya que los primeros aumentan de tamaño con la humedad y las pilas provocan una destrucción precoz del tejido

Por lo general, cuando el niño se introduce un objeto en la nariz este suele quedar localizado en el suelo de la fosa nasal, es decir en la parte inferior. Los objetos localizados en la parte superior o techo nasal, suelen ser debidos a un intento fallido de extracción que acaba empujándolos a otro lugar.

Síntomas

objeto extraño en la nariz

El principal problema que puede surgir el niño se introduce algo en las fosas nasales, es que -salvo que hayamos sido testigos del incidente o el propio niño nos cuente lo que ha ocurrido- en muchas ocasiones no suelen presentarse síntomas, especialmente si se trata de un objeto muy pequeño, redondeado o sin aristas.

Si por el contrario, se trata de un objeto grande, con aristas y forma irregular lo síntomas suelen presentarse inmediatamente en forma de:

  • Dificultad para respirar correctamente por una de las fosas nasales
  • Irritación, escozor, picor y dolor en la nariz
  • Estornudos de repetición
  • Secreción sanguinolenta
  • Sangrado nasal
  • Irritabilidad y llanto en bebés y niños pequeños que todavía no saben expresarnos lo que les ocurre

En el caso de objetos pequeños y redondeados que no ocasionen daños inmediatos, los síntomas suelen aparecer tiempo después de haberse producido el incidente, en forma de:

  • Olor fétido en una de las fosas nasales o secreción nasal con mal olor
  • Hemorragias frecuentes por el mismo lado de la nariz
  • Con el paso de los años el objeto podría acabar destruyendo la mucosa nasal o calcificándose, formando un rinolito

Qué debemos hacer si nuestro hijo se mete un objeto en la nariz

Si presenciamos el momento en el que el niño se mete un objeto en la nariz o bien nos cuenta lo que ha hecho, lo primero que debemos hacer es mantener la calma, pues una actuación precipitada y nerviosa por nuestra parte podría empeorar la situación.

Sin asustarle, pediremos al niño que respire por la boca y no haga inspiraciones profundas a través de la nariz, para así evitar que el objeto se meta más dentro. A continuación le diremos que se suene la nariz mientras presionamos suavemente con nuestro dedo el orificio que no ha sido afectado.

Por lo general, este sistema suele ser suficiente para hacer salir el cuerpo extraño de la fosa nasal, pero si no diera resultado, debemos acudir al servicio de urgencias del hospital para que procedan a la extracción con el instrumental adecuado.

Qué NO hacer si nuestro hijo se mete un objeto en la nariz

Si el niño se mete un cuerpo extraño en la nariz y nuestra reacción le asusta, es probable que se ponga a llorar y esto provoque que en algún momento "sorba los mocos" hacia dentro, con el riesgo que hay de que el objeto penetre más profundamente. Por eso insistimos en la importancia de mantener y transmitir calma al niño.

Aunque a simple vista seamos capaces de ver el objeto dentro de la fosa nasal, no intentaremos alcanzarlo con los dedos ni con el uso de elementos como pinzas o bastoncillos de algodón.

Lo único que conseguiríamos en ese caso es empujar el objeto hacia arriba o bien hacerlo caer por la parte posterior de la nariz, con el riesgo que esto conlleva de ingestión o aspiración. Además, si el objeto se mueve de sitio por intentar sacarlo sin éxito, podríamos acabar dificultando la posterior extracción por parte del médico, aparte de ocasionar daños en la mucosa nasal o provocar una hemorragia.

Cuándo acudir a urgencias

extracción de cuerpo extraño en la nariz

Tal y como hemos mencionado más arriba, será necesario acudir a urgencias si el objeto no sale después de que el niño se haya sonado la nariz.

Otras situaciones en las que será necesario una rápida actuación médica son:

  • El niño muestra dificultad respiratoria
  • El objeto que se ha metido dentro es una pila de botón, imanes, un vegetal o un objeto afilado y punzante
  • Si una vez que el objeto ha salido de la nariz, comienza una hemorragia nasal que no cesa al cabo de dos o tres minutos

El médico se encargará de extraer el cuerpo extraño con ayuda de instrumental adecuado. Por lo general, este procedimiento suele ser rápido y sencillo, aunque según el tipo de objeto que sea y donde se encuentre alojado, podría ser necesario recurrir a la sedación del niño para evitarle el dolor y que el médico pueda trabajar sin problemas.

En algunos casos también podría estar indicado realizar una radiografía antes de la extracción y/o después de la misma.

Una vez extraído el objeto suele ser suficiente con limpiar la nariz con suero fisiológico durante varios días. Pero si la extracción ha sido complicada o se han producido daños o lesiones en la mucosa el médico podría recetar pomada antibiótica o gotas nasales para prevenir infecciones.

La mejor medida es la prevención

Atendiendo a las estadísticas, las lesiones no intencionales son la principal causa de muerte infantil a partir del primer año de vida y hasta los 14 años, representando aproximadamente un tercio de todas las muertes.

Los accidentes domésticos que con mayor frecuencia sufren los niños pequeños son el atragantamiento y aspiración de cuerpos extraños, presencia de objetos en la nariz o el oído, intoxicaciones con productos de limpieza, medicamentos o cosméticos, quemaduras o ahogamientos, entre otros.

Como decíamos al inicio, los niños tienen un gran afán por explorarlo todo y son muy ágiles ejecutando ciertas acciones. Todo ello unido a la poca conciencia que tienen del peligro, puede ponerlos en riesgo en determinadas situaciones.

La mejor medida para prevenir accidentes es la vigilancia constante del menor, así como el uso de elementos de seguridad que le impidan realizar actos que pongan en riesgo su vida (protección de enchufes, vallas de seguridad en escaleras y piscinas, cierres de seguridad en ventanas...). También es fundamental guardar bajo llave o en armarios altos a los que el niño no pueda acceder cualquier objeto susceptible de provocar una intoxicación o atragantamiento.

Recuerda que cualquier medida de prevención es poca cuando hablamos de niños.

Fotos | iStock

Vía | Stanford Chidren's Health, Doctor Jaime Carbonell, Asociación Española de Pediatría de atención primaria

En Bebés y Más | Nueve consejos para prevenir la asfixia por objetos pequeños en bebés y niños

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios