Publicidad

Las lesiones no intencionales en la infancia constituyen la primera causa de muerte en niños menores de 14 años

Las lesiones no intencionales en la infancia constituyen la primera causa de muerte en niños menores de 14 años
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La asfixia, los accidentes de tráfico y los ahogamientos son las principales causas de fallecimiento en niños menores de 14 años en Estados Unidos. Así lo ha confirmado un informe elaborado por Fundación Mapfre en colaboración con la Universidad Johns Hopkins, que pone de manifiesto la importancia de la prevención y la investigación, como medidas fundamentales para rebajar estas fatales estadísticas.

El informe, presentado hace unos días en congreso internacional Childhood Injury Prevention en Washington, lleva por título "Lesiones infantiles en Estados Unidos" y ha sido elaborado con datos estadísticos aportados por los Centros para el Control y Prevención de enfermedades (CDC), desde el año 2005 hasta 2017.

Las tres causas de muerte infantil más frecuentes por lesiones no intencionales

Atendiendo a las estadísticas, las lesiones no intencionales son la principal causa de muerte infantil a partir del primer año de vida y hasta los 14 años, representando apróximadamente un tercio de todas las muertes.

Entre los menores de cuatro años, la asfixia constituye la principal causa no intencional de muerte, y con mayor frecuencia se relaciona con el momento del sueño, como el síndrome de muerte súbita del lactante, el estrangulamiento mientras se duerme y la asfixia en la cama.

Según el informe, las muertes infantiles relacionadas con este tema han aumentado en los últimos años, especialmente entre los bebés menores de un año, siendo preciso recordar las medidas de prevención que deberíamos tomar a la hora de dormir a nuestros hijos.

El ahogamiento constituye otra de las causas principales de muerte entre los menores de cuatro años. Las estadísticas han variado a lo largo de los últimos años, disminuyendo entre 2013 y 2014 pero volviendo a aumentar en 2105 y 2016.

Ahora que estamos en verano se hace imprescindible recordar la importancia de no quitar los ojos de encima a nuestros hijos mientras juegan en el agua o en los alrededores. Además, la Asociación Española de Pediatría insiste en que dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé pueda ahogarse.

En el caso de niños mayores, aunque sepan nadar, debemos estar siempre con la atención dirigida a ellos en todo momento cuando se encuentren dentro del agua, evitando situaciones que puedan distraer al adulto, como por ejemplo, hablar por teléfono.

Y otra de las causas principales de muerte no intencional son los accidentes de tráfico. Si bien cabe mencionar un dato esperanzador, y es que su número ha disminuido ligeramente en los últimos años. Aún así, sigue habiendo mucho que mejorar hasta conseguir que ningún niño pierda jamás la vida en la carretera.

Otras causas de lesiones infantiles que también preocupan

accidentes infantiles

Las quemaduras, las intoxicaciones accidentales y los suicidios adolescentes contituyen otras tres causas habituales de muerte en menores de 14 años.

En el caso de las quemaduras y los accidentes provocados por incendios se ha observado una tendencia a la baja entre los menores de cuatro años, si bien las tasas han aumentado en los últimos años entre niños más mayores, siendo un dato realmente preocupante. La prevención es la mejor medida para evitar accidentes relacionados con la electricidad o la cocina, por ejemplo.

En cuanto a las intoxicaciones, los datos del CDC sitúan a los menores de un año como el colectivo más vulnerable a sufrir este tipo de accidentes en el hogar, aunque el grupo de edad situado entre los diez y los 14 años ha ido mostrando un aumento desde el año 2013. Entre las principales causas de intoxicación se encuentran los medicamentos recetados a los adultos, que caen en manos de los niños de manera accidental.

Y mención especial merecen los suicidios en la adolescencia cuyo número aumenta sustancialmente año tras año. Este terrible dato nos debería hacer reflexionar sobre la importancia de cuidar y proteger a este colectivo, a no dar la espalda a sus problemas y atender siempre sus necesidades, desde todos los estamentos de la sociedad.

Aunque las estadísticas registradas en el informe hacen referencia a datos estadounidenses, lo cierto es que, desgraciadamente, la tendencia es muy similar en nuestro país o en otros países de nuestro entorno. Es por ello que se hace imprescindible seguir informando acerca de las medidas de prevención necesarias para evitar este tipo de situaciones en el hogar y el seno familiar.

Vía | Child Injury in the United States

Fotos | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir