No deberías llevar a tu bebé con el abrigo puesto en la silla del coche por esta razón. Mejor quítaselo

No deberías llevar a tu bebé con el abrigo puesto en la silla del coche por esta razón. Mejor quítaselo
Sin comentarios

En invierno vamos todos abrigados, y por supuesto también abrigamos a los niños cuando hace frío. Puede que no apetezca quitarse el abrigo antes de subirse al coche, pero por su seguridad es mejor que los niños vayan en la silla del coche sin el abrigo puesto, ya que el exceso de ropa sobre el cuerpo podría ser peligroso.

Para una buena seguridad, los arneses que sujetan el niño al sistema de retención infantil (SRI) deben estar correctamente ajustados, y demasiadas capas de ropa o un abrigo grueso pueden dar una sensación de falsa sujeción.

El peligro del abrigo en la silla del coche

Como es lógico, la forma en la que el niño encaja en la sillita cambia cuando lleva ropa de abrigo, puesto que los cinturones no se adaptan de la misma manera a la constitución del cuerpo. Esto aumenta las posibilidades de que el niño salga despedido ante un golpe o un frenazo brusco.

El cinturón del asiento debe estar en todo momento lo más próximo al cuerpo para que cumpla su función correctamente (y esto se aplica igualmente a los adultos y sus cinturones de seguridad).

En caso de accidente, especialmente en una colisión frontal donde hay más posibilidades de que el niño pueda salir despedido por el impacto, podría escurrirse con facilidad del abrigo al no estar bien sujeto. Y si el abrigo es de algún material que pueda resbalar, la facilidad para que el menor no quede sujeto en la sillita aumenta. En el vídeo de un reportaje para NBC´s Today Show podemos verlo claramente.

En este otro vídeo una madre compara la sujeción del cinturón con y sin abrigo. Es evidente que sin abrigo los cinturones quedan demasiado holgados y no cumplen con la función de seguridad que deberían en caso de sufrir un accidente.

Los cinturones no deben apretarles, pero tienen que ajustarse al cuerpo lo suficiente como para que les sujeten a la silla si hubiera un impacto.

¿Qué hacemos entonces? ¿Cómo lo abrigamos?

Dentro del coche tenemos calefacción que podemos poner a una temperatura agradable para que el niño no pase frío. También podemos calentar el interior del coche durante unos minutos antes de subirlo.

Para evitar este desajuste del cinturón, lo mejor es que el niño vaya sin el abrigo puesto cuando va sentado en el sistema de retención infantil. Si fuera necesario podemos colocarle el abrigo por encima a modo de manta, o mejor, tener siempre a mano una mantita para el coche en invierno.

Temas
Inicio