Publicidad

Esterilizar biberones y chupetes: ¿de verdad es necesario?

Esterilizar biberones y chupetes: ¿de verdad es necesario?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hay consejos y recomendaciones que pasan de generación en generación y que es muy difícil contradecir. Esto sucede con la esterlización de los biberones, chupetes y tetinas. Hace muchos años, cuando las condiciones higiénicas eran precarias y el agua no era potable, era preciso esterilizarlos para prevenir infecciones.

Sin embargo, las condiciones en nuestro país han cambiado, y por ello las recomendaciones no deberían ser las mismas. Pero todavía acuden muchos padres a la consulta que me preguntan cuándo pueden dejar de esterilizar los biberones.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

Hace ya tiempo que diferentes estudios mostraron que la contaminación bacteriana era similar entre los biberones lavados y los esterilizados, y que las gastroenteritis no aumentaban por no esterilizar biberones y tetinas.

Un estudio más reciente de 2009, analizó diferentes métodos de limpieza de biberones contaminados y mostró que no había diferencias significativas: el lavado con agua caliente y jabón es suficiente.

Las sociedades científicas también opinan lo mismo. La Asociación Americana de Pediatría recomienda, desde hace más de 20 años (concretamente 1991), lavar con agua (potable) caliente y jabón tetinas y biberones. La Asociación Española de Pediatría tampoco especifica que los biberones deban ser esterilizados.

Actualmente, si disponemos de agua potable y en bebés sanos, no es necesario esterilizar biberones, chupetes y tetinas antes de cada uso

¿En qué casos sí conviene esterilizar biberones, tetinas y chupetes?

En aquellos lactantes con mayor riesgo de tener una infección gastrointestinal, como los prematuros, los bebés de muy bajo peso o los inmunocomprometidos, sí puede ser recomendable esterilizar los biberones. También antes del primer uso tras la compra puede ser recomendable hacerlo.

¿Qué otras medidas de higiene hay que tener en cuenta?

Hands 2238235 1920
  • Una de las más importantes es lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar el biberón. De nada sirve tener impecables los biberones y la tetinas si transmitimos gérmenes con nuestras manos
  • También conviene limpiar la superficie sobre la que vamos a preparar los biberones.
  • En la limpieza de los biberones y tetinas hay que separar todas las piezas y puedes ser necesario usar pequeños cepillos para asegurarnos de eliminar los restos de leche por completo.
  • Tras la limpieza de biberones y tetinas podemos dejarlos secar al aire (sobre un paño limpio o un escurrebiberones) o secarlos con un paño destinado sólo a eso (no usemos el trapo habitual de cocina, con el que podemos transmitir microorganismos).

¿Es necesario hervir el agua?

Pot 883036 1920

Aquí aparece otro dilema. Dependiendo de a quién consultemos o dónde leamos la información, las recomendaciones cambian: ?hervir el agua o no hacerlo?, ¿usar agua del grifo o embotellada?

Como regla general, si nosotros bebemos habitualmente agua del grifo, también podemos usarla para preparar los biberones. Si, por el contrario, tomamos agua embotellada (porque la de nuestra zona tiene mucha cal, un sabor muy fuerte...), usaremos agua embotellada también para los biberones.

La OMS, en su documento sobre cómo preparar biberones, sí recomienda hervir el agua para preparar los biberones, y puntualiza que debemos añadir los polvos cuando la temperatura del agua no sea inferior a 70ºC. El fundamento para esta recomendación es que la leche en polvo no es estéril y de esta manera evitamos posibles contaminaciones.

En caso de no disponer de agua hervida, puede prepararse con agua potable a temperatura ambiente, siendo fundamental en este caso consumir inmediatamente tras la preparación.

Fotos | Pixabay, iStock

En Bebés y Más | ¿Cómo debemos preparar un biberón para sacarle el máximo partido?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios