Compartir
Publicidad

Ese gran y socorrido tema de conversación entre padres, "la caca" de tu hijo

Ese gran y socorrido tema de conversación entre padres, "la caca" de tu hijo
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para algún padre o madre novato que se pase por aquí, le contaré un pequeño secreto: gran parte de las conversaciones que vas a mantener con otros adultos durante los primeros años del bebé tendrán como tema principal la caca, en especial la de tu hijo que para eso es tuyo y lo has parido (o sido medio responsable de ello en su defecto).

Da lo mismo lo mucho que te propongas no mantener ese tipo de conversaciones, o el asco que ahora mismo te de pensar en ese tema, si hay algo seguro es que vas a terminar hablando de ello, de ese gran y socorrido tema de conversación entre padres, la caca de tu hijo.

Nada más tener a tu hijo en la habitación en el hospital, lo primero que te dirá cada uno de los miembros del personal médico que entre en la habitación será "¿ha hecho caca ya?" Siento desilusionarte si esperabas que preguntasen por si necesitas alguna cosa o coincidieran contigo en alabanzas hacia el retoño, eso vendrá luego, ahora lo que importa es si la criatura a dejado o no en el pañal el primero de los muchos regalos que irá plantando a lo largo de los próximos tres años, año arriba, año abajo.

Aprovechad a hacerle una foto al "regalito" porque no vais a volver a ver otro igual salvo que tengáis otro niño o trabajéis asfaltando carreteras o limpiando bodegas de petroleros.

481648125.jpg

Pasada esta primera toma de contacto con los escapes de tu hijo, pasamos a la segunda cosa que nadie te dice antes de ser padre. Las veces que un bebé de pocos días es capaz de manchar el pañal. Tú, acostumbrado a una cadencia de una, dos o a lo sumo tres veces/día te encuentras cambiando pañales cada hora y media, y eso si tienes suerte, que lo normal es que al menos una de cada tres tengas que realizar un cambio completo de pañal, body, camisa, camiseta, pantalón, etc.

Esta etapa dura unos meses, más o menos hasta que comienzan a ingerir otro tipo de alimentos diferentes a la leche y la caca se empieza a compactar y a parecerse más a un ataque con gas mostaza. Di adiós a ese olorcillo a leche agria que pasaba desapercibido en las reuniones sociales, ahora hasta los del restaurante de al lado se van a enterar que tu hijo lleva carga en el pañal y menuda carga, porque es en este momento cuando entramos en el maravilloso mundo de los tipos de cacas en el pañal, el tema preferido de tu suegra y de la sala de espera del pediatra.

Voy a darte un pequeño avance sobre este tema para que te vayas defendiendo.

Las cacas tienen tres componentes principales, su olor, su forma y su consistencia. Luego está la cantidad que también es importante, sobre todo cuando la cantidad es escasa (motivo del 30% de las visitas al pediatra).

Tipos y categorías

Basándonos en todos los parámetros anteriores tenemos diferentes tipos o categorías de regalitos.

La cola de ardilla: es aquella de consistencia blanda, tirando a líquida que ha sobrepasado las protecciones del pañal y ha ido escalando por la espalda del bebé camino de la coronilla dejando una mancha que hace que tu hijo parezca un gracioso (aunque cariñosamente apestoso) roedor.

¿Donde está la pelotita? llevas viendo a tu bebé haciendo esfuerzos desde hace cinco minutos, le has visto ponerse de todos los tonos rojizos posibles, incluso un par de morados y h apretad tanto los puños que tiene marcadas las uñas. Abres el pañal y te encuentras con una aceituna. ¿Pero dónde está el resto?

gas mostaza peligro

El ataque con gas mostaza: es la peor de todas porque no te la esperas, hay que ser un verdadero profesional y tener la pituitaria de Coco Chanel para darte cuenta. Abres el pañal y en menos de tres segundos un olor insoportable ha inundado la casa. Es tal la intensidad que hasta el perro se ha salido al jardín para respirar. Ten cuidado los siguientes dos días al usar el perfume ya que tu pituitaria no va a volver a ser funcional en un tiempo.

El marciano: ¿pero qué hace esto aquí? Es lo primero que te preguntas cuando ves el contenido y es que junto al material de todos los días hay un objeto no identificado y créeme, mejor cerrar y no volver a preguntar de dónde pudo haber salido, probablemente sepas la respuesta y no te va a gustar.

Oversized: se ve venir en cuanto coges en brazos a tu bebé. Ese pañal ha pasado a ocupar tres veces el tamaño normal lo que te hace pensar cuántas horas llevas sin cambiarle. No te preocupes lo normal es que no hayan sido demasiadas, simplemente tu hijo a decidido tirar la casa por la ventana, literalmente y te vas a encontrar en el pañal carga suficiente para abonar las petunias los próximos dos lustros. Te vas a preguntar lo mismo que nos hemos preguntado todos cuando vimos algo así por primera vez, ¿cómo? Solo puedo decir que la naturaleza es misteriosa.

Otro pequeño consejo que podría darte es que no es buena idea tener a un bebé sin pañal demasiado rato, sobre todo al principio y cuando digo demasiado rato me refiero a más de diez minutos. Lo normal es que al verse libre decida soltar todo lo que lleve dentro. Por eso es probable que tu bebé decida redecorar la camilla de la consulta del pediatra. No os preocupéis, uno pasa un mal rato, es algo inevitable pero no vais a ser ni los primeros ni los últimos a los que les pasa. Bienvenidos a la parte escatológica de vuestra nueva vida.

¿Y vosotros qué otros regalitos os habéis encontrado e el pañal?

Foto | Thikstock
En Bebés y Más | Cómo es la caca de los bebés y cuáles son los signos de alerta relacionados, Estreñimiento del bebé a partir de los seis meses, ¿qué hacer?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio