Compartir
Publicidad
Publicidad

En los aeropuertos con un bebé

En los aeropuertos con un bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hace ni una semana días que he sufrido en mis propias carnes lo que es volar con un bebé que está cansado, o tiene hambre, o se aburre. Aún cuando son tan pequeños, es fácil satisfacer esas necesidades y el vuelo no se hace pesado, y cuando son algo mayores, existe algunos trucos y juegos que os hemos traido a las páginas de Bebés y más.

En los aeropuertos también se puede dar el caso de que algún retraso o aglomeración inesperada de viajeros para pasar los controles nos hagan perder la paciencia, a nosotros y a nuestros bebés. Es lo que me sucedió, por ejemplo, hace escasos días a la vuelta de París. Así que no pude menos que recordar algunos de los consejos que han pasado por nuestras páginas.

Pero, sobre todo, buscar un "hueco" para tener cierta libertad de movimientos con el bebé, para que se calmara y no sintiera el agobio de las personas casi casi amontonadas. Afortunadamente, al llegar a las cintas que forman las filas en zig zag, cuando ya era ineludible ponerse a formar cola, la gente de alrededor dejaba cierto espacio para el carrito.

Y, por supuesto, no hay que olvidar a la hora de entrar al aeropuerto estar bien provistos de cambiador, pañales y alimento si el bebé no toma (o no exclusivamente) pecho, porque estos tipos de aglomeraciones o retrasos pueden suceder en cualquier momento y no podremos ir mucho más lejos para remediar hambre o pañales sucios.

No es lo habitual, sin embargo. Ya habíamos volado en otras 3 ocasiones con mi bebé y no encontramos ningún problema. Es más, me sorprendió muy gratamente el "privilegio" de una entrada específica sin guardar cola a la hora de pasar los controles de seguridad. Pero en el aeropuerto Charles de Gaulle de París se formó un monumental atasco para acceder a unas determinadas (pocas) puertas de embarque.

Después, a la hora de volar, tras tanto retraso y para hacerle el vuelo más liviano a mi bebé me vinieron bien varias cosas: "leer" con ella, aparte de jugar con los caramelitos que nos dieron, tan brillantes y, el método infalible, la teta. Al fin y al cabo, cada uno sabe cómo tratar a sus pequeños para superar estos "contratiempos", y no vamos a renunciar a viajar...

Vía | Diario del viajero En Bebés y más | Mis consejos para viajar en avión con niños pequeños En Bebés y más | Consejos para viajar en avión con niños pequeños En Bebés y más | Cómo entretener a un niño en el avión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos